Conexiones 365

#CoachingRestaurantero | Cómo extraer la mejor experiencia y desarrollar las mejores prácticas de la industria

2020-11-20 Cynthia López-Bayghen - Grupo Consultor Restaurantero
Coaching

Grupo Consultor Restaurantero 

“El enfoque de Schultz en la formación de los empleados y en el servicio al cliente, convirtió a Starbucks en una de las compañías mas famosas del mundo” 

¿Cuándo necesito desarrollar mis procesos y procedimientos? 

  • Cuando necesito franquiciar mi marca
  • Cuando necesito acelerar el entrenamiento de mi personal de nuevo ingreso
  • Cuando tengo rotación de personal
  • Cuando quiero que mis empleados logren los objetivos pactados
  • Cuando necesito delegar responsabilidades, de manera confiable en otras personas
  • Cuando necesito eliminar desperdicio organizacional, reducir costos y gastos
  • Cuando necesito eliminar duplicidades, cuellos de botella y lagunas o huecos en la operación y administración
  • Cuando quiero crecer de una manera ordenada, organizada y disciplinada
  • Cuando quiero controlar una o varias sucursales a larga distancia
  • Cuando quiero automatizar mi operación
  • Cuando quiero capitalizar conocimientos y experiencias super valiosas y logra doras de resultados, para compartirlas con todos.
  • Cuando quiero generar una increíble cultura de trabajo o cultura organizacional
  • Cuando quiero que mis objetivos empresariales sean logrados por todo mi equipo 

En cada artículo, de esta perspectiva “ejecución sin errores”, hablaremos de un tema interesante, que nos ayudará a reflexionar sobre lo maravilloso que resulta invertir en el desarrollo y mantenimiento de “las mejores formas de hacer cada cosa”, o sea procesos y procedimientos documentados, como guías efectivas para una correcta ejecución y enfoque. 

Hoy hablaremos de: 

- el poder de los hábitos en nuestros colaboradores – 

La frecuencia con la que hacemos ejercicio y el modo en que organizamos nuestros pensamientos y rutinas de trabajo tienen un profundo impacto en nuestra salud, productividad, seguridad económica y felicidad. Seguramente te preguntarás ¿por qué menciono esto?, porque es un excelente ejemplo de lo que pasará en nuestro restaurante / empresa. 

El 40 por ciento de las acciones que realizan las personas (nuestros colaboradores), vienen de los hábitos, no de sus decisiones de ese momento. Quiero platicarles sobre este tema tan estudiado en el campo de las neurociencias, con el que yo suelo trabajar muchísimo y respaldar mis metodologías y teorías para convencer a los restauranteros.

¿Cómo actúan los hábitos? 

Recuerda que nuestros colaboradores, vendrán a trabajar el primer día con malos y buenos hábitos. Por ello es necesario crear varias estrategias con respecto a este tema, para modificar dichos patrones de comportamiento hacia las acciones necesarias para la generación de resultados. 

Así que la inducción y formación continua, deberá de estar acompañada de una herramienta infalible. “Procesos previamente diseñados con todo el cuidado del mundo”. De esta manera, y aunque no me lo creas, modificaremos su forma de pensar, su proceso o mapa mental, su chip, su cultura personal y laboral, su nivel de profesionalismo. Tanto así, que será mas fácil la toma de decisiones y la aplicación de criterios. 

Cuando a una persona le muestras nuevos conocimientos, nuevas rutas para hacer las cosas, pasos a seguir y practica estas “nuevas formas en el hacer”, se dará cuenta que puede lograr un mejor resultado, enfrentar un reto o resolver un desafío (como un problema con un cliente difícil). 

Esto sucede porque, comienza a grabar un nuevo surco neurológico. Si a ello le sumamos una “realimentación positiva” a nivel individual o grupal, entonces comenzaremos a desarrollar su autoconfianza. 

Un entrenamiento constante en técnicas de venta al cliente, por ejemplo, los hará más hábiles gracias a la práctica y al desafío constante de romper sus propias barreras y miedos. Poco a poco sus resultados y KPI'S irán creciendo y con ello su propio desarrollo y dominio. Llegará un momento en que la grabación sea tan fuerte, que lo hará en automático y con mucho menor esfuerzo y dolor. Así que su cerebro descansará un poco y disfrutará las mieles de su éxito. Una forma diferente de hacer las cosas, es decir esos nuevos pasos o secuencia de acciones crearán una nueva conexión en su sistema neurológico hasta que se memorice. 

Es padrísimo que no se tengan que quebrar la cabeza, para saber ¿qué? y ¿cómo?, así que  el cerebro deja de participar en la toma de decisiones o iniciativas y ello conlleva menos riesgo en las actividades mecánicas, estandarizadas o de rutina. 

El problema es que el cerebro no diferencia entre los buenos y malos hábitos, eso es lo peligroso del acecho y la supuesta recompensa. Esto que yo te planteo, desde luego tiene muchos usos y aplicaciones, como en los procesos que se generan para hacer “marketing interno”. Te pondré un ejemplo de esto: 

Todos los Mc Donalds son idénticos, la empresa estandariza intencionalmente sus establecimientos y lo que los empleados han de decir a los clientes, de modo que se convierte en una señal sistemática para desencadenar las rutinas de compra en tus clientes. 

Busca detonantes sencillos que convenzan a tus clientes a ir una y otra vez a tu restaurante y amárralo a través de procesos y procedimientos que repitan una y otra vez tus colaboradores. No esperarás que ellos siempre sepan como encantar a tus clientes y hacer un enganche mágico, pero si te pones a estudiar como lograr los mejores resultados en cada proceso crítico de cada área, y a diseñarlos con muchísimo cuidado, entonces les darás fórmulas diluidas, que crearán tu modelo de éxito.   

Puedes generar mayor felicidad o frustración en tus colaboradores, tan solo por el simple hecho de tener definidas y estructuradas las maneras de hacer las cosas. Esto desde luego desemboca en muchas cosas positivas y te integra a una nueva dinámica de trabajo. Ellos recibirán mejores resultados, felicitaciones, bonos, etc. simplemente por “obedecer los pasos a seguir” y practicar, practicar, practicar….cuando ellos no logran sus objetivos, el bucle se vuelve disfuncional y al sentirse amenazados se van cada vez mas abajo. Así funciona el cerebro….por ello, el ser humano necesita retos, desafíos y herramientas que le den guía y orientación.   

Imagínate que después de un domingo lleno, en equipo analizamos qué hicimos bien y revisamos nuestros métodos, instructivos, etc. y los ajustamos o viceversa ¿qué hicimos mal? Detectando pasos erróneos. Entonces encontraremos la raíz de los nudos operativos y podremos resolverlos, practicando una nueva manera de hacerlo. 

Esto desde luego genera un mayor enfoque, ya que todo es mucho más claro. Para ello, las prisas no son buenos compañeros. Tenemos que analizar y llegar a la forma más fácil de hacer las cosas. Debemos ser implacables con aquello que nos estorba para conseguir lo que queremos, por lo tanto, hay que ver qué es aquello que nos estorba, nos ralentiza, nos molesta. 

En el siguiente artículo, abordaremos el tema “modelando la excelencia humana”, con ello estarás mas sencible, y te convencerás de que si o si debemos de invertir en el diseño, desarrollo y mantenimiento de “las mejores formas de hacer las cosas” . mi intensión es convencerte de que los manuales, guías, metodos, instructivos, etc. son parte de la base de tu éxito en la operación y gestión.

Cynthia

Grupo Consultor Restaurantero 

Parte 14

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.