Conexiones 365

Ciudades resilientes y apps

2020-05-11 Veronica Cervantes / Grupo Expansion
ciudades, apps, tecnologia, resilencia

El INEGI informa que en uno de sus estudios 95.3? los entrevistados afirmaron que utilizaron el celular para conectarse a internet, en 2019, lo que representa una gran oportunidad para implementar aplicaciones.

La tecnología nos ayuda hoy para tener ciudades no sólo inteligentes, sino también resilientes, lo cual además es imperativo ante los constantes cambios que existen en el mundo en todos los ámbitos, que nos empujan a buscar alternativas eficientes para vivir mejor.

En este contexto, el desarrollo de aplicaciones móviles es de gran utilidad. “En la era moderna y con los teléfonos inteligentes hemos visto, por medio de los censos que elabora el INEGI, que una gran parte de la población posee esta tecnología”, comenta Jessica de Alba Ulloa, profesora e investigadora de la Universidad Anáhuac.

Las apps son un medio muy eficiente para dar a conocer al ciudadano las distintas herramientas que puede tener en sus manos para resolver diversos asuntos cotidianos, desde trámites hasta ayuda para reparar una avenida, pero las personas necesitan conocer la información para poder explotar estas opciones.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019, presentada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en colaboración con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en México hay 80.6 millones de usuarios de Internet, que representan el 70.1? la población de seis años o más. Esto significa un aumento de 4.3% más que el número reportado en 2018 (65.8%). 

Lo interesante también es que los teléfonos celulares han sido los más utilizados para conectarse a internet pues 95.3? los entrevistados los ocupan normalmente; quienes usan la computadora portátil son 33.2%, y la computadora de escritorio, 28.9? las personas encuestadas.

Los usuarios también contestaron que las actividades que realizaron en internet durante 2019 fueron para  entretenimiento (91.5%), obtención de información (90.7%) y comunicación (90.6%).

Mientras que las actividades que menos realizan son operaciones bancarias en línea (16.8%), ordenar o comprar productos (22.1%) e interactuar con el gobierno (35.6%), lo que representa un área de oportunidad para que incrementar este tipo de soluciones.

apps, uso, ciudades, resilencia

Precisamente aquí es donde las apps cobran relevancia para poder generar mayor comunicación y crear una ciudad inteligente. Según la encuesta, 48.3 millones de los usuarios de Internet (66.2%) que usan celular, descargaron aplicaciones en sus teléfonos, en 2019.

De esa cifra, 86.4% instaló aplicaciones de mensajería instantánea, 80.8% para acceder a redes sociales, 69.6?scargó apps sobre contenidos de audio y video, 25.4% instalaron una app de acceso a la banca móvil, 37.1% para adquirir bienes o servicios y 43.2% ocuparon aplicaciones para tránsito y navegación asistida.

Durante y después de los sismos de septiembre de 2017, los mexicanos nos dimos cuenta de la importancia de las aplicaciones móviles y cómo nos pueden ayudar en la ciudad para identificar edificios, servicios y áreas de riesgo. 

Sin embargo, Jessica de Alba comenta que para tener una ciudad resiliente, hay que considerar, antes que nada, el tamaño de la Ciudad de México, ya que puede ser un impedimento porque hay situaciones que impactan a muchas personas pero no necesariamente se pueden lograr a gran escala.

Añade que para impulsar las ciudades inteligentes y resilientes, la industria de la construcción está aportando varios aspectos: “creo que hay diferentes medidas que se están llevando a cabo, por ejemplo, los edificios inteligentes que se están planeando, que se están construyendo en distintas partes de la ciudad dan muchos elementos al cuidado que son de gran ayuda para resolver las problemáticas que existen hoy en día”, afirma.

De esta manera, reitera que la construcción es fundamental para resolver los problemas cotidianos y tener un mayor impacto.

Pero también los ciudadanos deben participar para lograr una ciudad resiliente: “no nos vamos a esperar a que nos den todo hecho, sino implicarnos desde las pequeñas comunidades, las colonias, los organismos vecinales, no esperarnos sentados a que nos den una solución a la planificación, sino salir a buscar qué es lo que podemos hacer y cómo podemos organizarnos de manera local para resolver políticas que nos atañen a todos”.

En este sentido, la investigadora colabora en el proyecto Empowering Citizen-Oriented Smart City Innovation in Mexico (ECOSCIM), dirigido por el profesor Arturo Flores, de la Facultad de Estudios Globales de la Universidad Anáhuac, y el profesor Alex Marsh del Centre for Urban and Public Policy Research, de la Universidad de Bristol en Reino Unido, en donde participa también CONACYT.

Este proyecto tiene por objetivo conocer más sobre las ciudades inteligentes (o smart cities) y particularmente, la capital mexicana, al abordar temas como la igualdad y la justicia social, para lo que trabajan con académicos, ciudadanos y autoridades del Gobierno de la Ciudad de México.

Por último, Jessica de Alba agrega: “estas son herramientas que deben estar al alcance de todos y esperamos que este proyecto en el que estamos trabajando, que es llevar las ciudades inteligentes al ciudadano, dé frutos para hacerlo exponencial”.

 

Conoce mas acerca de la Sustentabilidad rentable en construcción: Beneficios sociales, económicos y ambientales en nuestro próximo Webinar el 14 de mayo a las 12:00 pm

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.