Conexiones 365

La mujer que cambió al CAM-SAM

2021-03-12 Veronica Cervantes / Grupo Expansion
cam sam,

Incentivar la preparación fue uno de los objetivos de Susana Miranda, al frente del gremio de los arquitectos en la Ciudad de México.

El 18 de marzo de 1919 se formó la Asociación de Arquitectos de México, A. C., la cual el 11 de agosto de 1934 se nombró Sociedad de Arquitectos Mexicanos. En tanto, el 11 de marzo de 1946 se creó el Colegio de Arquitectos de México, que en 1994 cambió su nombre a Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México; sin embargo, fue hasta 2018 cuando una mujer se colocó por primera vez en la presidencia del CAM-SAM: Susana Miranda Ruiz.

En estos años al frente del gremio ha buscado posicionar a los profesionales de la Arquitectura e impulsar a los nuevos talentos, mediante diversos eventos y actividades como cursos, congresos, foros y concursos.

Susana Miranda Ruiz, presidenta del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México, Sociedad de Arquitectos Mexicanos (CAM-SAM), estudió en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); tiene una especialización en la planeación y diseño de hospitales y también cuenta con una Maestría de Valuación Inmobiliaria e Industrial en el Instituto Tecnológico de la Construcción (ITC).

Fue presidenta de la Sociedad Mexicana de Arquitectos Especializados en Salud A.C. (SMAES), en el periodo de 2014 a 2016; además de que fungió como Vicepresidenta de Superación Profesional del Consejo Directivo del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México, del 2016 al 2018.

En su carrera profesional se ha desarrollado en las áreas de urbanismo y arquitectura, e incluso ha laborado en el sector público, aunque su actividad más destacada recientemente ha sido en la presidencia del CAM-SAM, donde ha participado, además, en reuniones con varias agrupaciones empresariales.

Con el Grupo G9 (conformado por la CANACO CDMX, COPARMEX CDMX, CANIRAC, CANIRAC CDMX, CANACINTRA, CANADEVI, ADI, CANACOPE, Asociación de Hoteles Ciudad de México, la CMIC Ciudad de México, ANTAD y el CAM-SAM), ha buscado incentivar el desarrollo económico de la capital del país.

Verónica Cervantes (VC) —¿Cuáles han sido las acciones más relevantes que ha realizado al frente del CAM-SAM?

Susana Miranda (SM) —Considero que las acciones más relevantes que he llevado a cabo al frente del CAM-SAM se basan en tres ejes, que fueron posibles gracias al acompañamiento de mis colegas con los mismos ideales gremiales. Se desarrollaron con base en los objetivos que prevén nuestros estatutos en acciones de las vicepresidencias por elección, como la presidencia. Estas vicepresidencias son la gremial, la urbana y la académica.

El primer eje son acciones gremiales. Cuando iniciamos la administración decretamos detonar la fortaleza de la unión gremial y la atracción de los aliados empresariales que debíamos invitar. Nuestro primer congreso fue organizado en cuatro meses y eso confirmó la credibilidad del trabajo en equipo del Consejo Directivo en sí mismo, detonó la segunda edición con un día más, y después una tercera edición en formato virtual, en el año histórico 2020. De esta manera, los congresos fueron el tronco que nutrió a esta administración.

No dejo de darle relevancia a los foros de trabajo (de urbanismo, de alcaldías, obra pública, planeación y de arquitectura) que se apegaron a las necesidades de las otras vicepresidencias que lo solicitaron y que fortalecieron también la continuidad de esos grupos.

En el eje de asuntos urbanos cumplimos nuestra responsabilidad constitucional, como colegio de profesionistas, con nuestras autoridades, que fue muy responsable y muy respetable, continuando el mismo esquema participativo, sin protagonismos, siendo parte del Grupo G9 para alinear los objetivos para la ciudad de diversos sectores y estructurar esfuerzos conjuntos con nuestra sociedad.

El tercer eje fueron los asuntos académicos: nuestra comunicación constante y directa con universidades con el referente mutuo de evaluación, con la formación de los jóvenes estudiantes de arquitectura para que descubran ahora a nuevos colegas y se integren al contexto laboral.

VC —¿Qué experiencias podría destacar en su desempeño como lideresa?

SM —Cuando llegué al frente del CAM-SAM me sorprendí en varias ocasiones, al ir descubriendo la importancia y el reconocimiento nacional e internacional que tiene nuestro colegio, gracias a mis antecesores, obviamente; entonces aprendí que hay que valorar los aciertos y los desafíos, los desaciertos, también, para la sobrevivencia y evolución del CAM-SAM.

No fue fácil sacrificar planes previstos para poder resolver errores pasados administrativos, y ver hacia adelante. Aprendí a pedir la colaboración de mis colegas y, en ese sentido, también obtuve gratas e invaluables respuestas.

Yo destaco muchísimo que cuando aspiré a ser presidenta de este colegio no sabía la grandeza que tiene; aprendí mucho de este colegio.

VC —¿Qué desafíos y oportunidades vendrán en los siguientes años para las mujeres que forman parte del CAM-SAM?

SM ­—Yo creo que ahora los desafíos de la mujer en el CAM-SAM cada día son más claros. Necesitamos estar activas, preparadas, actualizadas profesionalmente; además, es la mejor forma de reconocer y seguir a las arquitectas que estuvieron convencidas y decididas de nuestro valor y trazaron un camino, en su momento, hacia el éxito personal y grupal, de nosotras ahora y de las nuevas generaciones.

Nuestro desafío es poder trabajar en grupo. Las oportunidades se presentan en las mismas dimensiones de la constancia de trabajar, apegadas a los objetivos de nuestra agrupación, claro está, y estar presentes siempre en nuestro colegio. Todos los días llegan oportunidades sin pedirlas, nada más hay que estar alertas, pero estando preparadas.

VC —¿Qué retos hay para posicionar a la mujer en este sector como líder en otras asociaciones?

SM ­—Los retos para posicionarnos en otras asociaciones son fáciles, si entiendes la estructura, la composición y las reacciones profesionales y sociales que el CAM-SAM ha tenido en su evolución de hace más de 115 años; es una gran escuela el CAM-SAM.

Cuando vives esta dinámica, desarrollas un sentido para comprender y actuar más fácilmente en otras organizaciones. Con esta experiencia sólo tienes un reto mayúsculo, que es prepararte constantemente en el tema rector de la agrupación en la que puedas participar.

Es un gran compromiso el haber estado en el CAM-SAM, y sí, lo importante es seguirnos preparando porque somos un referente de las mujeres exitosas profesionalmente, que hay en la Ciudad de México.

VC —Platíquenos acerca del impulso que se les está dando a los nuevos talentos en la arquitectura a través del CAM-SAM.

SM ­—En el CAM-SAM, sobre todo en estos años que he estado al frente, hemos procurado impulsar el talento joven a través, precisamente, de los congresos, para eso se hicieron, para darles un contexto y una motivación para que se acercaran al CAM-SAM y nosotros conocer su talento.

Hacemos diversos eventos para descubrir los talentos. Hay mucho talento silencioso o tímido —le llamo— y es el que motivamos a que se acerque. Inicialmente, cuando logramos hacer este primer ejercicio fue a través de concursos y tuvimos gratas sorpresas, y sobre todo ese primer acercamiento sabemos que les ayuda a desarrollarse en un futuro y que conozcan que el colegio los va a guiar y después los va a reconocer.

VC —¿Qué sigue después de ser presidenta del CAM-SAM?, ¿existe algún reto personal que se haya propuesto?

SM ­—Por el momento, quiero retomar mi actividad profesional de la cual estoy muy satisfecha también y muy orgullosa. Entonces, me voy a dedicar más a mi especialidad, que es la salud, inclusive pertenezco a esa asociación de la cual fui presidenta. Y quizá voy a tener un poquito menos actividad, pero igualmente importante, para apoyar a la asociación.

VC —¿Nos puede comentar otros logros en su carrera profesional?

SM ­—Mi carrera siempre la llevé de la mano con el colegio. Entré desde muy joven y eso me ayudó a fortalecer mi vida profesional.

Ahorita, cada vez conozco a más colegas, que es lo que me da este colegio, también en la vida profesional te nutre y te retroalimenta y es lo que definitivamente aportan las agrupaciones, por eso estoy en varias, eso me ayuda a seguir adelante y, sobre todo, como te comentaba este compromiso de seguir estudiando, no lo dejo de hacer, y estar alerta a las oportunidades en mi ciudad y en mi país.

Por otra parte, me complace mucho saber que hay bastante interés por contender a la presidencia que yo dejo en el colegio para los próximos dos años. Van a encontrar un colegio diferente, con nuevas formas de trabajo, obviamente, respondiendo a la crisis de salud, económica y ambiental que vivimos.

Asimismo, valoro esta oportunidad de agradecer públicamente a las arquitectas y los arquitectos y las personas que me dieron su apoyo incondicional en estos años al frente del CAM-SAM, siendo la moneda de cambio la amistad. Eso no tiene precio.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.