Bienestar y salud para los habitantes de las edificaciones

2019-12-17 Veronica Cervantes Camacho, Grupo Expansion
Salud, Construccion

La certificación WELL Building y la NOM-035 buscan mejorar las condiciones laborales para crear un ambiente más sano y productivo. Y lo logran.

 

De acuerdo con el International WELL Building Institute (IWBI), permanecemos aproximadamente 90? nuestro tiempo en espacios interiores. Por eso es tan importante que éstos permitan bienestar para sus ocupantes, lo cual está alineado con la nueva NOM-035 para mejorar el entorno en el trabajo.

 

Pocas veces se considera así, pero los edificios tóxicos generan estrés laboral y, por lo tanto, menor productividad. Cuando se empezaron a certificar las construcciones con LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) para ahorrar energía y agua, entre otros aspectos, los especialistas fueron dándose cuenta de que esto no sólo contribuía al medio ambiente, sino también logró cambios en el confort de las personas.

 

En este contexto el IWBI, luego de siete años de investigación, crea la Certificación WELL Building, la cual se basa en la medición, monitoreo y certificación del desempeño del entorno construido que impacta en la salud y el bienestar humano a través de conceptos fundamentales, en tres características del edificio: comportamiento, operación y diseño.

 

Ulises Treviño, director de Bioconstrucción y Energía Alternativa (BEA), destaca: “La certificación WELL Building tiene el enfoque de promover entornos construidos que favorezcan la salud y la productividad de los usuarios de los edificios; es lo que ahora identificamos como wellness y que hemos denominado la corriente 2.0 de sustentabilidad”.

 

La Certificación WELL tiene tres versiones. WELL v1, que  contempla siete conceptos: Aire, Agua, Nutrición, Iluminación, Bienestar Físico, Confort y Mente.

 

WELL v2 implica 10 conceptos: Aire, Agua, Nutrición, Iluminación, Movimiento, Confort térmico, Sonido, Materiales, Mente, Comunidad e Innovaciones.

 

La otra versión es WELL Core, una adaptación especial de WELL v2 para edificios donde al menos el 75?l área ocupada sirve como espacio común para todos los inquilinos.

 

Cómo actúa la NOM 035

 

La preocupación por generar espacios más sanos se observa también con la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención, vigente desde el 23 de octubre de este año.

 

Las disposiciones de esta norma aplican de acuerdo con el número de trabajadores en un centro de trabajo, por lo que se divide en tres niveles: donde laboran hasta 15 trabajadores, donde hay de 16 a 50 trabajadores, y en los que trabajan más de 50.

 

La norma se ejecutará en dos etapas. Durante la primera, se considera promover medidas de prevención, la identificación de los trabajadores expuestos a acontecimientos traumáticos severos y la difusión de la información, principalmente.

 

En la segunda etapa –a partir del 23 de octubre de 2020– se observará la identificación y análisis de los factores de riesgo psicosocial, la evaluación del entorno organizacional, las medidas y acciones de control, la práctica de exámenes médicos, y los registros. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) se encargará de vigilar la NOM-035 y en el caso de incumplimiento de alguna fracción de esta norma, las multas podrían fluctuar entre los 26,000 y los 535,000 pesos.

 

De acuerdo con Sodexo, proveedora de servicios para aportar una mejor calidad de vida, para cumplir esta norma las empresas deben promover actividades que faciliten la convivencia entre los colaboradores, así como con sus familias; crear mecanismos de participación de los empleados en la planeación y organización del trabajo; y delimitar las responsabilidades de cada persona, entre otros asuntos.

 

Para Ulises Treviño: “Definitivamente, hay una correlación entre los requerimientos de la NOM-035 y WELL Building en lo que se refiere a generar condiciones que reduzcan el estrés laboral y faciliten un ambiente de trabajo más agradable para los colaboradores”.

 

Sin embargo, la certificación WELL Building va un poco más allá porque entra en elementos técnicos en lo que se refiere a nutrición y acústica, pero coindice con la norma en cuanto a activación física y equidad en condiciones laborales y salariales, así como en temas de equilibrio y salud mental.

 

WELL Building se enfoca en las prestaciones que favorece el entorno construido, y la NOM-035 considera elementos de operación, de administración o políticas propias de la empresa, de modo que ambas se complementan.

 

BEA347: el primer inmueble Well en México

 

En el país el primer inmueble con la Certificación WELL Building Standard Silver la obtuvo “BEA347”, que son las oficinas de Bioconstrucción y Energía Alternativa, empresa consultora en edificación sustentable.

 

Adicionalmente, este edificio ubicado en Nuevo León, fue el primero en América Latina en certificarse con LEED Construction y LEED Platino en operaciones, versión 4.

 

Dentro de las estrategias aplicadas para obtener la certificación WELL, sobresale en el concepto Aire, el refuerzo de sistemas de ventilación con filtros más robustos para obtener aire de alta calidad.

 

En cuanto al Agua, debe tener la pureza y composición sugerida por la Certificación WELL. En Nutrición, se promueve la cultura de buena alimentación y la empresa debe proporcionar alimentos que se alineen a las especificaciones del estándar WELL cuando realice eventos fuera del recinto.

  • Acerca de la Iluminación, las lámparas generales aseguran el nivel mínimo de 215 luxes. Para tener mayor luz natural, se cuenta con puertas semitraslúcidas, ventanales, tragaluces y muros de cristal que evitan fuertes contrastes lumínicos.
  • En Bienestar físico se promueve la asistencia a gimnasios o centros de actividad física, y hay un “fondo especial de bienestar” para realizar actividades deportivas en conjunto como carreras y equipos de fútbol.
  • El Confort es otro punto importante y para esto se consideró la renovación de la fachada principal y de la banqueta, así como el reacomodo de mobiliario para cumplir los requerimientos de accesibilidad universal establecidos por la organización ADA (Americans with Disabilities Act).

 

 Asimismo, 30? las estaciones de trabajo tienen muebles de altura regulable para que el usuario trabaje de pie o sentado, hay sillas ergonómicas, un sistema de aire acondicionado silencioso y un envolvente acústico para evitar el ruido del exterior.

 

Para el concepto “Mente” se contempla que el usuario mantenga contacto con el ambiente exterior a través elementos como la azotea naturada y la luz natural. Adicionalmente, se cuenta con amenidades, espacios de libre expresión y encuestas sobre el confort, entre otras actividades.

 

Ulises Treviño menciona que las diferentes certificaciones pueden coexistir pero la certificación WELL tiene una verificación in situ con pruebas de los conceptos.

 

“Nosotros llevamos a cabo encuestas internas para valorar la experiencia humana en el edificio y efectivamente vimos que esas nuevas disposiciones sobre la salud y el bienestar, a través de la certificación WELL, han resultado en una mejora del desempeño. Hemos corroborado que nuestros colaboradores tienen un ambiente de trabajo que favorece la productividad”, asegura.

 

Asimismo, han observado que hay una mayor retención del personal porque el edificio juega un papel en el que los colaboradores están muy contentos en la oficina, y además genera un espíritu de lealtad y de agradecimiento porque se dan cuenta que la empresa se preocupa por la salud y el bienestar.

 

Otros proyectos

 

En México están registrados 21 proyectos en IWBI, 19 en proceso de certificación, entre ellos, el edificio OUM, que además será Net Zero Energy Building (NZEB).

 

Lo relevante ahora es que WELL v 2.0 ha logrado una segmentación que contempla cualquier tipo de edificio: comercial, escolar, hospitales, etcétera, sea una construcción nueva o existente.

 

“Hay un gran potencial al apostar por la calidad del ambiente en los interiores construidos. Los beneficios relacionados con la salud y la productividad de los usuarios para muchos proyectos, pueden ser iguales o superiores a los beneficios relacionados con los ahorros de recursos que tiene una edificación sustentable”, señala Ulises Treviño.

 

Aunque para algunas empresas integrar elementos sustentables y de wellness puede aparentar un sobrecosto, esto suele ser bastante rentable.Cundall, una consultora de ingeniería cuyas oficinas lograron la primera Certificación WELL Building Oro en Europa, invirtió aproximadamente 80,000 dólares en adecuaciones WELL, pero ha reportado una reducción de 50% en ausentismo y 27% menos en rotación del personal, en un año.Hasta octubre de 2019, el International WELL Building Institute presentaba 3,849 proyectos registrados en 58 países, la mayoría se ubican en Estados Unidos, en el Reino Unido y en China.