El diseño es la respuesta a nuestro entorno | Entrevista con Andrea Cesarman

2022-03-10 María Fernanda Ochoa
Andrea Cesarman y sus socios
[Foto C Cúbica Arquitectos, https://ccubicaarquitectos.com/about/]

El diseño es vital para casi todo cuanto utilizamos. Podemos encontrarlo en todo espacio, en todo ornamento, en todo lugar; el diseño está presente en lo que percibimos en nuestros alrededores. Es bajo esta filosofía que la Arquitecta Andrea Cesarman vive y acompaña a los creadores desde hace tres décadas.

“El diseño nació de necesidades específicas y a ellas responde”.

Este es el pensamiento que acompaña a Andrea en cada una de sus decisiones y que responde a su esencia personal. 

Andrea es licenciada y maestra en arquitectura egresada de la Universidad Anáhuac. Cuenta con 30 años de experiencia en la industria del diseño. También es asociada de Territorio Creativo y Blend México, una concept store que ofrece piezas únicas de diseñadores nacionales e internacionales. Es directora de Design Week México, evento que desde el 2009 impulsa el diseño como un medio para el desarrollo económico, social, ambiental y cultural. En 2018 logró traer a México la World Design Capital después de cinco años de trabajo y desarrollo de proyectos. Andrea es propietaria de ArteLínea y ha sido consultora de diversos proyectos a nivel internacional, fundaciones y compañías.[1]

Con motivo de hablar de las mujeres en la arquitectura, decidimos contactar nuevamente a Andrea Cesarman y, sin lugar a dudas, su trabajo y su persona son maravillosos. Quisiera empezar a hablar de esta mujer desde la profunda admiración y la calma que otorga a su interlocutor cuando la conversación inicia.

[1] Semblanza extraida de https://newmedia.ufm.edu/autor/andrea-cesarman/

Cuando hablamos de arquitectura y diseño, hablamos de riqueza y memoria colectiva, del pasar de los años y de cómo el entorno se transforma. Andrea comenzó su trayectoria cuando aún era difícil encontrar libros sobre arquitectura y había que importar las revistas de diseño para encontrar el conocimiento que deseaban. Así, bajo los mismos deseos de descubrir, Andrea y dos de sus amigos, Emilio Cabrero y Marco Coello, fundaron en 1990 el despacho multidisciplinario C Cúbica Arquitectos, bajo la filosofía de hacer un poco más allá de la práctica profesional. Los proyectos del despacho se han hecho acreedores de diversos premios, entre los que destacan el CNU Charter Award en 2017 y el Noldi Schrek Award Temporary Architecture en 2016.

Así, enamorados de la Ciudad de México y su entorno, crearon la plataforma Design Week México que, más allá de ser una semana del diseño, trata de forjar y crear una comunidad, abrir conversaciones y crear lazos. A partir de ella se crearon otras plataformas, entre ellas los pabellones que le permiten al usuario vivir una experiencia en el entorno construido.

Personalmente, entre los aspectos que admiro del trabajo de los socios están: la curiosidad, la reinvención, la resignificación de los espacios y la posibilidad de acompañar a las mentes creativas a abrirse camino, pero sobre todo el gran trabajo en equipo que desarrollan.

En algún momento escuché la frase: “Construimos nuestra vocación a partir de los regalos que nos dieron y los que queremos dar” y sin duda me hace todo el sentido cuando escucho hablar a Andrea, una mujer que impulsa a creadores a través de las plataformas que ha construido con sus socios: es el regalo de la voz para los creadores…

 

El placer y la oportunidad de construir

La arquitectura y el diseño son puntos importantes para la economía de un país. La piedra angular de C Cúbica Arquitectos es la colaboración. En el despacho se realizan proyectos a gran y pequeña escala, pero es quizás el Design Week México aquel que consume más energía para el despacho.

“Mantener la frescura y calidad en el evento es una tarea muy difícil. Es un proyecto que ha tomado gran tiempo para el despacho y es aquel que le dedicamos a la comunidad creativa y en beneficio de México. Sabíamos que en nuestro país era difícil visualizar a las industrias creativas, sobre todo en el diseño industrial, en el urbanismo y en la arquitectura, pero año con año hemos robustecido el programa. Hoy somos México Territorio Creativo, una empresa no gubernamental que promueve el trabajo de los creativos en México a partir de exposiciones en México, cuyos proyectos son llevados a otros países y celebran todas las facetas del proceso creativo.

 

 

Design Week México nos ha permitido también recuperar espacios, además de crearlos, lo cual nos llena el alma y nos hace tener un compromiso muy fuerte con nuestra ciudad y nuestro país, al buscar la manera de conseguir los fondos y llevar a cabo resultados que beneficien a la comunidad”, comenta Andrea, entusiasta.

La arquitecta señala que el mejor diseño es el que se hace pensando en un bienestar social, más que en un bienestar económico.

“Cuando niña, me importaba el diseño para cambiar el hábitat del mundo, porque eso hacemos los diseñadores y los arquitectos: tenemos la responsabilidad de crear esos hábitats, construimos el futuro de nuestro entorno. El diseño es el objeto del deseo, pero yo quiero pensar más allá, centrarme en lo personal, en el ser humano porque si pienso en el mejor diseño personal, en el mejor diseño comunitario o de ciudad, la experiencia de vida de muchos sería diferente porque nuestras vidas giran en torno al diseño”, menciona Andrea entre recuerdos.

No forzar tanto el corazón

Cuando le pregunto a Andrea sobre los retos de su trayectoria, lo primero que me dice, entre suspiros, es “no forzar demasiado el negocio que es nuestro corazón”, lo cual me hace pensar que cada paso y cada pequeña decisión la han traído hasta aquí y que quizá ha tenido que dejar atrás un sinfín de cosas para avanzar acorde a los objetivos de los ambiciosos proyectos en los que se han involucrado como despacho.

“Somos de los pocos despachos que dedica el 40% de su tiempo a promover otros eventos, creadores e incluso otros despachos. Quizá podríamos aprovechar ese tiempo para dar marcha a otros proyectos para la compañía. Sin embargo, lo que más nos importa es la comunidad y el deseo de compartir, así que no nos pesa. Al final, empiezas un proyecto, pero se convierte en un compromiso de ciudad. México hoy está en el ojo del huracán, estamos muy posicionados en la parte de producción creativa. Uno de los grandes logros es haber generado esta comunidad. He podido ver el crecimiento de muchos colegas a través de los años, el impulsar la visibilidad de espacios y la inclusión del diseño en otros en donde antes no tenía cabida”, comenta con anhelo.

Andrea comenta que dar continuidad a los proyectos ha sido complicado, mas no imposible, han logrado mantener la operación gracias a la iniciativa privada y de la fuerza de su equipo.

“Quiero pensar que hemos creado una identidad en la comunidad creativa, que hemos sido un parteaguas”.

Quizá nunca planeamos el camino por el que transitamos, sino que lo forjamos poco a poco a través de pequeñas epifanías. Para Andrea, llegar hasta aquí no ha sido una tarea fácil.

“Pienso en mi niña de 19 años y veo en retrospectiva todos los sacrificios y toda la pasión que desbordó para incentivar cada proyecto. Veo a mi hijo y veo a los colegas con los que me he forjado. Pienso en la comunidad que hoy existe, así que si pudiera decirle una cosa a esa niña de 19 años que solo tenía ganas de aprender le diría ‘estarás orgullosa de ti sin importar lo que logres, ya verás’”.

Para Andrea, el balance entre la vida personal y el trabajo es imprescindible; para ella la familia está en todo espacio que genere.

“Creo que hoy más que nunca debemos empezar a deconstruir esas perspectivas que nos hacen encasillar funciones en géneros y construir una equidad más amable. El mundo debería ser más horizontal y construir una sociedad más equitativa, diseñada desde otras perspectivas de género. El apoyo de los otros es fundamental; el respeto y la admiración por los demás es importantísimo. Esto lo he aprendido de mis socios, en quienes confío plenamente a pesar de los desafíos y los desacuerdos, pues siempre me han ayudado a mantenerme firme en mi visión y filosofía, tanto de vida como de trabajo”.

Cesarman es un claro ejemplo de cómo cada proyecto pasa de lo personal a lo social y de cómo el pensamiento sobre el diseño puede aportar en gran medida a mejorar los hábitats en el mundo.

Agradecemos el valioso tiempo de la arquitecta y el habernos abierto un poco su corazón y perspectivas ante la riqueza que representan la arquitectura y el diseño. 

_______________________________________

También te puede interesar:

https://www.conexiones365.com/nota/expo-cihac/arquitectura/andrea-cesarman-promotora-de-las-industrias-creativas-

 _______________________________________