Conexiones 365

Diseño interior, imprescindible en la disminución de contagios de COVID-19

2021-02-16 Veronica Cervantes / Grupo Expansion
diseño,

Los materiales que evitan la propagación de virus y bacterias serán necesarios en todos los espacios interiores de los inmuebles.

El SARS-CoV-2 ha obligado a cambiar muchos de nuestros hábitos, por lo que el diseño de interiores también ha tenido que modificarse y orientarse a lograr entornos más saludables. Para abordar el tema, el arquitecto Juan Antonio Rivas Lozano, director de Operaciones de Graus, explica cuáles son las tendencias del diseño interior.

Verónica Cervantes (VC) —¿Cómo puede ayudar el diseño de interiores los espacios ante el COVID-19 durante 2021?

Juan Antonio Rivas (JAR) —Pasamos más del 85? nuestro tiempo —usualmente, en las ciudades— en espacios interiores, y dentro de este 85% hay dos categorías que son donde más tiempo pasamos: uno es el espacio doméstico y el segundo son los espacios laborales.

Particularmente en el espacio doméstico, ahora frente al COVID-19, tenemos un grado de control relativamente alto respecto a la principal preocupación que son los contagios, pero, por otro lado, en los espacios laborales el grado de control es menor debido a que se añade a la variable del problema, el amplio espectro de la manera en la que se cuida cada persona; realmente no tenemos control sobre eso.

El diseño tiene una participación fundamental e imprescindible respecto a la pandemia que vivimos hoy en día y, sobre todo, nos permite aumentar el grado de control sobre los contagios.

El ejemplo más inmediato es nuestra facultad como diseñadores para buscar lo que las autoridades del gobierno le han puesto el nombre de “la sana distancia”. Entonces, es nuestra capacidad para generar nuevos reglamentos, nuevas normas, nuevas dimensiones que nos permiten, a través de la sana distancia, evitar contagios. Es algo que ninguna otra profesión puede hacer, el diseño es realmente el que lo puede buscar.

Por otro lado, está la selección de materiales que disminuyan la propagación del virus y bacterias. Estos materiales ya existían en el mercado, pero su uso, principalmente, es clínico y muy especializado, lo que hace que sean materiales de alto costo. Yo estoy seguro que las nuevas necesidades que está planteando la pandemia harán que estos materiales en un futuro muy cercano sean más accesibles debido a la demanda que tendrán.

Y como tercer punto, está la búsqueda de espacios abiertos. Los diseñadores, en distintas disciplinas, tenemos la capacidad de buscar estos espacios abiertos que la pandemia nos está demandando y hemos descubierto que es la manera más efectiva de evitar contagios, desde la gran escala a nivel urbano. Los urbanistas pueden mejorar la experiencia del ciudadano en el espacio público con áreas abiertas.

VC —¿Cuáles elementos deben agregarse a los espacios residenciales ante el SARS-CoV-2?


JAR —En las residencias, los espacios abiertos se han vuelto una necesidad vital y más ahora con la pandemia que enfrentamos por el COVID-19. Justo, los espacios abiertos, las terrazas, el aprovechamiento de las azoteas es uno de los grandes logros de la arquitectura moderna a inicios del siglo XX.

 En lo que llamamos vivienda unifamiliar, que es básicamente la casa de una sola familia, es más fácil de solucionar porque usualmente tiene un espacio de jardín, hay espacio para hacer cosas, para generar una terraza, hay espacio para aprovechar la azotea, que solo es de una familia.

Donde creo que está el reto más importante es en los departamentos, la vivienda plurifamiliar, porque es donde realmente el diseño tiene que jugar el papel de encontrar esos espacios donde quizá se tenga una terraza temporal o balcones prefabricados que se agregan en las fachadas.

En unidades de vivienda mínima, ya entran los arquitectos y los diseñadores industriales que, incluso, están generando balcones de ‘quitapón’, balcones temporales que se pueden quitar y poner sobre la estructura existente.

Las azoteas, por ejemplo, en la Ciudad de México, son áreas que están subutilizadas y ahora con la pandemia se están aprovechando. Podemos pensar en la utilización de las azoteas como espacios abiertos y buscar sistemas que hagan de esto un uso eficiente porque, al final, los comparte mucha gente y es aquí donde entra la selección de materiales especiales.

En resumen, los elementos que deben considerarse en el diseño son: el aprovechamiento de los balcones, el aprovechamiento de fachadas y el uso de nuevos materiales que impidan la propagación del virus al interior de las casas.

VC —¿Qué se debe considerar en el diseño de espacios públicos como cines, restaurantes y centros comerciales?


JAR —En los espacios públicos lo principal será definitivamente la distancia, nuestra habilidad para encontrar nuevos sistemas porque las demandas del COVID-19 son un paradigma totalmente distinto a la manera en la que vivíamos antes.

Entonces, habrá que considerar nuestra habilidad como arquitectos y diseñadores para que los espacios no se vuelvan fríos, no se vuelvan inhumanos, por así decirlo, porque los seres humanos somos un ser colectivo, necesitamos del otro para vivir. Por ello, destacará la habilidad para diseñar espacios cálidos, cómodos, confortables, que respeten las nuevas dimensiones de sana distancia; será el tema fundamental de los espacios públicos como cines, restaurantes y centros comerciales.

La segunda, de nuevo hago hincapié en el uso de materiales que eviten la propagación del virus. Específicamente en el tema de materiales actualmente ya existen desde pinturas antibacteriales hasta pisos que no permiten la absorción de virus.

Nosotros, como empresa, ya hemos trabajado en proyectos clínicos, hemos hecho clínicas de ginecología y de fertilidad, en donde hemos aplicado este tipo de materiales.

En cuanto al concepto de VOC (compuestos orgánicos volátiles), en México ya hay una medida estandarizada para definir la cantidad de partículas volátiles y hay materiales que las pueden impedir o retrasar y hacer más fácil la limpieza, desde cristales pisos, pintura, acabados y superficies. Creo que definitivamente la selección de materiales tendrá que ser distinta de ahora en adelante.

Considero que hay una gran oportunidad para la inserción de nuevos materiales, de nuevos proveedores y el reto más importante será hacer que esos materiales se vuelvan accesibles para el uso residencial a gran escala, porque yo creo que el principal impedimento del uso de esos materiales está en el sobrecosto por ser materiales tan especializados.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.