La necesaria evolución de los espacios de trabajo

2021-11-26 Erik Cortés
espacios de trabajo colaborativos

Así se expresaron los expertos en la edición 2021 de Expo Mueble Internacional

La edición de verano de Expo Mueble Internacional 2021 se ha convertido en uno de los eventos más relevantes en cuanto a la recuperación para este sector, el cual tuvo un decremento sustancial en ventas hasta del 100 % por el confinamiento y el cierre de sus canales de distribución.

En esta edición, la cual se llevó a cabo del 18 al 21 de agosto en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, recuperó el formato presencial en el que expositores y los casi 6 mil asistentes a la feria comercial líder de la industria mueblera, pudieron asistir bajo estrictos protocolos sanitarios establecidos por instancias federales, locales y puestas en marcha por el recinto Expo Guadalajara. Se calcula que el evento generó una derrama económica cercana a los mil millones de pesos.

Expo Mueble Internacional, organizada por la Asociación de Fabricantes de Muebles de Jalisco (Afamjal), contó con la participación de 200 marcas en 33 mil metros cuadrados de exhibición, impulsando la digitalización y la sostenibilidad en el sector de la transformación del mueble y la madera. Con estos eventos se busca impulsar la reactivación económica mediante la implementación de soluciones digitales innovadoras que permitan generar negocios de manera virtual y presencial, estimulando el aprendizaje y el uso de nuevas herramientas, propias de esta industria.

En el marco de la convención y con la finalidad de ofrecer una oferta más nutrida a los visitantes, esta edición del evento presentó el Encuentro Nacional de Interiorismo, en donde hubo diversas conferencias relacionadas con el futuro del interiorismo y la evolución de los espacios de trabajo; en este último tópico, la ponencia de la arquitecta Grissel Orozco fue una de las más relevantes y concurridas.

Grissel Orozco centró su participación en las perspectivas actuales y futuras de los espacios de trabajo y de cómo la pandemia por la COVID-19 se puede convertir en un momento de evolución en la manera de trabajar en espacios cerrados. “Se decía que los espacios de trabajo estaban listos para morir debido a la fuerte afectación que tuvo el sector debido al aislamiento social; por el contrario, esto es una gran oportunidad para mejorar la manera en cómo estábamos trabajando antes de la pandemia”, señaló la directora fundadora de Oxígeno Arquitectura.

La egresada de la Universidad La Salle campus Ciudad de México, subrayó el hecho de conocer cómo surgieron los espacios de trabajo y su evolución y con ello poder entender con claridad hacia dónde vamos en cuanto a los requerimientos específicos que será necesario considerar al momento de diseñar e implementar estas instalaciones.

En la conferencia realizada el 19 de agosto en Expo Guadalajara, Orozco Guerrero describió cómo, a lo largo de la historia moderna, los espacios de trabajo han ido cambiando de acuerdo con los contextos prevalecientes; se pasó de los lugares indefinidos en los talleres artesanales al surgimiento de los lugares específicos durante la llamada Revolución Industrial. Esta cronología fue avanzando por diferentes etapas, entre las que destaca de forma particular la Escuela de Chicago a finales del siglo XIX, con sus fachadas de cristal y estructuras metálicas para la iluminación y ventilación natural. Posteriormente, el surgimiento de la corriente Bauhaus, con su característica belleza estética y la toma de conciencia de la necesidad de infraestructura enfocada al confort de los usuarios.

“No fue sino hasta la década de los años 50 cuando se empiezan a construir los primeros rascacielos de más de 10 pisos y se comienza a tomar en cuenta a quienes ocupan esos edificios: los usuarios y sus necesidades. En todo este tiempo, la evolución fue relativamente poca; no había propuesta en los interiores. Pasaron 100 años antes de preguntarnos qué requerimiento se necesitaba dentro de estas edificaciones. Hasta 1960 seguíamos trabajando sentados en una mesa”.

La arquitecta recalcó el hecho de que esta industria del interiorismo es relativamente joven. No fue sino hasta la década de los 90 cuando se empezó a tomar consciencia de la importancia de los espacios de trabajo como promotores del engagement, es decir, como generadores de compromiso dentro de la empresa, tanto para clientes como para trabajadores. “En el año 2000 surge el primer gran hito o revolución en esta industria: surgen las laptops, permitiendo trabajar desde cualquier lugar, (lo que) añade el elemento de la movilidad”.

La también directora de innovación de Oxígeno Arquitectura enfatizó que la tecnología es el elemento fundamental en el panorama del diseño de interiores empresariales. En los últimos años, las estructuras seguían teniendo el factor común del “escritorio y la silla”, tal vez más bonitos, funcionales, iluminados, colaborativos, pero esencialmente iguales. Es entonces que llega la pandemia por COVID-19 y con ella el trabajo remoto, lo cual hizo de la virtualidad una realidad, que en algunos casos ha mejorado la productividad y la separación entre la vida privada y la pública.

Orozco señaló el hecho actual del teletrabajo y es entonces que surgen algunas preguntas: ¿Realmente queremos trabajar en el mismo espacio todos los días? Si la respuesta es positiva, el escenario sería bastante aburrido; es entonces que surge la necesidad de cambiar el paradigma o mindset, respecto al inminente regreso a la normalidad. Es la hora de que los usuarios de estos espacios sean quienes diseñen las características, pasando del overview de la alta dirección a espacios individuales, fluidos y flexibles, en donde el usuario sea el que tome estas decisiones dependiendo de la actividad específica a realizar.

¿Cuál es la necesidad para regresar a un espacio para trabajar? ¿Qué aspectos no puedes hacer en tu casa, que requieres hacer en otro espacio? La arquitecta propone a la colaboración y la privacidad como respuestas a estas interrogantes y que darían sentido al porvenir después de la invasión del trabajo a nuestros hogares. Aunado a lo anterior, se suman elementos como la ocupación y la demanda, cuya utilidad se basa en la eficiencia del uso de estaciones de trabajo, sugiriendo instalaciones con elementos más creativos, con disponibilidad de herramientas y amenidades para facilitar las actividades de los usuarios.

La ponente ha tenido bajo su responsabilidad la concepción de importantes proyectos, tales como los salones The Centurion Lounge de American Express (actualmente ubicados en varios aeropuertos del mundo), así como la remodelación de los corporativos de las empresas DHL y Cisco, entre muchos otros. Recientemente moderó el coloquio en el que participaron los expertos que realizaron el proyecto Torre BBVA México, que alberga el corporativo de la institución financiera en la Ciudad de México.

“El futuro de los espacios de trabajo es que se comportarán como organismos vivos, en constante cambio y adaptación; se deberá medir de manera constante la manera en que los equipos de trabajo desarrollan sus actividades. El ambiente y la experiencia agradable serán elementos primordiales que deberán aportar los nuevos lugares de trabajo y entonces ser sumamente atractivos, operativos, creativos, funcionales y generadores de reuniones colaborativas”, enfatizó Orozco Guerrero.

Sin duda, la pandemia se convirtió en un acelerador en la reingeniería que ya se venía haciendo con los espacios laborales. Es entonces que surgen los llamados hubs colaborativos, locaciones con eficiencia en el uso de espacio, flexibles, resilientes y adaptables. El futuro de este sector deberá basarse en un análisis colaborativo de las estrategias en las que participen las distintas áreas del negocio; reflexionar sobre qué hacer con los espacios y cuestionarse acerca de las verdaderas necesidades y soluciones posibles. Los prototipos serán una herramienta sumamente útil en la toma de decisiones ágiles y efectivas para el diseño e implementación de las nuevas instalaciones de trabajo.