Conexiones 365

CERTIFICACIONES | EDGE: oportunidades sustentables al alcance

2021-11-22 Conexión ExpoCIHAC
certificaciones como Edge a tu alcance

Foto - Shutterstock

Entre las certificaciones orientadas al comportamiento de los edificios desde el punto de vista de su interacción con el medio ambiente, se encuentra la certificación EDGE (Excellence in Design for Greater Efficiencies). Este es un sistema de certificación creado por el International Finance Corporation (IFC), institución que forma parte del Banco Mundial, al reconocer que mediante este tipo de iniciativas es posible contribuir a formar las ciudades resilientes del futuro, en las que se espera que viva más del 70% de la población mundial. En la actualidad, las ciudades son responsables de cerca del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo. El objetivo del IFC al crear este sistema de certificación de edificios verdes para economías en desarrollo es contribuir a enfrentar el cambio climático y al mismo tiempo impulsar la prosperidad a través de la construcción de edificios que tengan costos optimizados de operación.

Un inmueble que cuenta con una certificación medioambiental adquiere una ventaja competitiva, al diferenciarse de otros y ofrecer beneficios cuantificables a sus habitantes. Esto permite no solo atraer inversionistas y/o mejores financiamientos, sino promover ahorros mediante el uso eficiente de recursos.

EDGE fue creada y lanzada al mercado desde mediados del 2014, con miras a “responder a la necesidad de contar con una solución medible y creíble, capaz de demostrar el caso de negocio para la construcción ecológica y desbloquear la inversión financiera”[1]. En su lanzamiento, esta certificación recibió financiamiento de la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza, aunque en la actualidad está financiada por el gobierno del Reino Unido junto con otros países que actúan como donantes.

Al igual que otras certificaciones ambientales, EDGE reconoce la reducción que, gracias a las mejoras incorporadas, tiene el inmueble en cuestión (sea un edificio, vivienda, local comercial, escuela, hotel, oficina, bodega, etc.) respecto a su impacto en el medio ambiente. En los procesos de certificación de edificios más orientados a la sustentabilidad suelen cuantificarse el uso eficiente de la energía, el consumo de agua, la emisión de residuos al entorno y el tipo de materiales incorporados.

Existen tres niveles de certificación EDGE, los cuales se diferencian de acuerdo con las metas de ahorro en energía, agua y energía implicada en los materiales empleados en la construcción. El primer nivel, “EDGE Certified”, requiere que existan ahorros comprobables de mínimo un 20% en los tres aspectos antes mencionados. El siguiente nivel, conocido como “EDGE Advanced” contempla ahorros mínimos del 40%, mientras que el tercer nivel, llamado “Zero-Carbon” implica lograr la meta de carbono cero para los edificios nuevos en 2030 y para los ya existentes en 2050. Esta última implica que la energía debe provenir en su totalidad de fuentes renovables, ya sean en sitio o remotas, además de la adquisición de bonos de carbono para lograr una compensación del 100% de las emisiones.

Los tres niveles de certificación EDGE son otorgados a través de un proveedor autorizado, con la ayuda de una auditoría independiente de un auditor EDGE certificado. La certificación se apoya en un software gratuito (disponible a través de una App) que permite evaluar los proyectos y cuantificar los ahorros, la cual es recomendable emplear desde la etapa de diseño, pues ayuda en la verificación de costos de capital necesarios y retornos proyectados de la inversión; por supuesto, también es útil en inmuebles construidos que estén pensando en modificaciones orientadas a la sustentabilidad y el ahorro, pues les permite revisar los ahorros proyectados con respecto a una línea base.

La elección de este sistema de certificación depende de múltiples factores, entre los que destacan la simplicidad, asequibilidad y rapidez en la obtención. Cuando se trata de un edificio o inmueble que está en la etapa de diseño, el registro en la plataforma otorga un certificado preliminar, mismo que debe validarse al finalizar la construcción para obtener un certificado final. En el caso de los dos primeros niveles, no se requiere renovación, pero en el caso del nivel “Zero Carbon”, se requiere de una renovación cada 4 años en la que se compruebe que la energía proviene de fuentes renovables al 100% y de dos años cuando se trata de certificados de carbono.

La naturaleza de la certificación EDGE no es de competencia, sino que su intención es ayudar a implementar cada vez más sistemas de construcción ecológicos en los mercados emergentes. Los precios de la certificación son accesibles y varían de acuerdo con el número de pisos de un inmueble, la cantidad de metros cuadrados a certificar, entre otros aspectos, por lo que representa una muy buena opción para el mercado mexicano. Es recomendable explorar la App de EDGE, pues los datos con los que compara son locales (de acuerdo con la ubicación del proyecto), pero sobre todo, es importante contar con asesoría experta que pueda facilitar el proceso de darle un valor agregado a tu inmueble.

 

Fuentes:

https://www.edgebuildings.com/certify/

https://sume.org.mx/infografias/

 

[1] http://www.edgebuildings.com/about/about-edge/?lang=es

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.