BIM: competencia cada vez más necesaria en la fuerza laboral

2022-01-26 Mtro. Carlos Bustos Mota y Conexión Expo CIHAC
Uso de BIM es esencial para fuerza laboral en construccion
[Shutterstock]

Perspectivas de su implementación desde la academia

Es de todos conocido que el rol de BIM en la construcción es cada día más importante. El conocimiento de cómo usar y aplicar esta metodología se ha vuelto esencial para cualquier proceso de construcción que busque una mayor eficiencia, por lo cual es una de las competencias que el ámbito profesional demandará de los egresados de las carreras de ingeniería y arquitectura.

Para conocer cuáles son las perspectivas y retos en la transmisión de estos conocimientos, hablamos con el Maestro en Ingeniería Carlos Bustos Mota, profesor investigador y coordinador de la Maestría en Ingeniería en Construcción en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

El Mtro. Bustos también imparte cátedra en la Universidad Iberoamericana de Puebla, es un activo promotor de las metodologías BIM, Lean Construction y dirección de proyectos de diseño y construcción, además de participar activamente en la coordinación y dirección de proyectos sociales, por los cuales fue reconocido como Doctor Honoris Causa gracias a su labor de apoyo a las comunidades.

 

Desde el punto de vista de la academia, ¿cuáles son las perspectivas de implementación de BIM en 2022 en México?

CB: Este año 2022, aun ante la presencia del Covid-19, en particular con la variante Ómicron, seguramente se postergará el regreso a las actividades regulares en las universidades. Sin embargo, los avances de la incorporación de estas metodologías, como lo es BIM o, mejor dicho, Modelado de la Información en la Construcción (MIC) en México, se ha ido aplazando desde hace algunos años en las instituciones académicas del país, y se podría especular que esto sucede por dos razones particulares.

La primera es que las autoridades universitarias tienen un desconocimiento de las ventajas de las herramientas tecnológicas y su impacto favorable para mejorar el nivel de desarrollo de diseño en arquitectura e ingeniería para los futuros profesionistas; y segundo: las autoridades académicas que, a diferencia de los primeros, sí conocen de estos recursos tecnológicos, se pueden enfrentar a la imposibilidad económica para su adquisición. Es cierto que BIM, al ser una metodología, bien podría insertarse en las materias afines para su gradual incorporación, pero también es cierto que las herramientas tecnológicas son fundamentales para propiciar los ambientes de colaboración para lograr el diseño de un proyecto de edificación.

Paulatinamente han empezado a surgir herramientas gratuitas o con perfiles para usuarios académicos por parte de las casas de software, lo que estará abonando significativamente a que se socialice esta tecnología y alcanzar una incorporación plena en los programas de estudio.

Es por esto que las iniciativas que buscan insertar esto en la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionadas con las Mismas (LOPSRM), con el fin de garantizar una mayor transparencia y eficiencia en el manejo de los recursos públicos, lo cual está encabezado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) desde el gobierno federal fortalecerá la necesidad de contar con profesionales con estas competencias y, por ende, motivará a las universidades a ir actualizando sus programas.

Es claro que no todas las universidades han incorporado BIM en las actualizaciones de sus planes de estudio, pero el mercado lo demandará de manera creciente, pues no puede seguir aumentando la brecha entre lo que se imparte en las universidades y las competencias que requiere el sector productivo de los egresados.   

 

¿Cuál es el esfuerzo que se está haciendo desde instituciones educativas como la BUAP para impartir los conocimientos a nuevos profesionales y por qué es importante?

CB: En gran parte son esfuerzos particulares debido a la carencia del pulso directo del mercado, que es al que se enfrentan los egresados, lo que limita las posibilidades para estar a la altura de las exigencias. Por ello ese es uno de los retos de las universidades: ser más ágiles y pertinentes a las demandas de la sociedad en general. En las actualizaciones de los programas de estudio, se van incorporando bases, sin llegar a ser determinantes para adoptar un programa de vanguardia.

 

¿Cuáles son los retos que han enfrentado los recién egresados para implementar esta metodología?

CB: Ahora con el acceso masivo a las redes sociales, el estudiantado, gracias al autoestudio, empieza a conocer y profundizar en la metodología BIM, lo que les permite vislumbrar un panorama amplio de posibilidades para su incorporación laboral y productiva. Sin embargo, el sector de la construcción, en su gran mayoría, no ha implementado esta metodología en sus proyectos, limitando con ello la innovación y dejando de lado la oportunidad de validar las ventajas, particularmente para cumplir con las expectativas de los clientes, tanto públicos como privados. Es por esto que los esfuerzos del gobierno federal para incorporar estas metodologías en la aplicación de recursos públicos coadyuvará a tener un efecto potenciador para que el sector productivo y académico inicien su proceso de homologación a esta y otras metodologías.

Agradecemos al Mtro. Carlos Bustos Mota estas palabras, que nos motivan a seguir difundiendo los beneficios de BIM y sus ventajas para la industria de la construcción.