Conexiones 365

Adquisición de innovaciones tecnológicas para mejorar la atención médica de las mujeres

2021-05-11 Gabriela Rivera
innovacion tecnologica atencion mujeres

Pixabay

Francisca Vargas, directora de Womedic, asegura que la tecnología contribuye a transformar la atención medica que reciben las pacientes

La tecnología enfocada a la salud de las mujeres es la mejor aliada de los servicios para este sector poblacional, ya que contribuyen a mejorar la atención médica, incentivando a las mujeres a que acudan a sus citas de prevención y chequeo.

“La tecnología y la innovación siempre ayudarán a la medicina. La medicina basada en evidencias es totalmente necesaria para mejorar los servicios de salud, para mejorar nuestra salud. La tecnología ayuda 100% a mejor los servicios, ayuda a que sea menos invasivo y ayuda a que el virus o las lesiones o las enfermedades ginecológicas se desarrollen”, asegura Francisca Vargas, médico y directora de Womedic, una clínica enfocada en la atención médica de las mujeres.

Sin embargo, en México no es prioridad la adquisición de equipo médico de última tecnología que ayude a mejorar los servicios de salud, y mucho menos en un mercado tan segmentado como lo es la salud femenina.

“En el mercado hay mucha demanda y la oferta no siempre ha sido la mejor, y no está enfocada en las verdaderas necesidades. Estamos muy acostumbrados en México a hacer clínicas muy parecidas unas a las otras, con muy  poca innovación tecnológica. Y yo sugeriría que el mercado debe tender a mejorar, a puntualizar y dar seguimiento a las cuestiones tecnológicas. La tecnología ayuda mucho y no por ser una clínica que está en un pueblito no debe tener tecnología”, explica Vargas.

¿Por qué invertir en innovación tecnológica para el diagnóstico?

Francisca Vargas asegura que, cuando se transforman los procesos de diagnostico gracias a los nuevos equipos médicos, las mujeres acuden con más confianza a su revisión médica.

Y esto lo han visto en Womedic, donde el equipo de mastografía y papanicolau es de última generación, reduce las molestias y es menos invasivo con la paciente.

En el caso del papanicoalu, la clínica utiliza el papanicolau digital, que funciona como un sonar y  cuando egresa la luz, que es optoelectrónica, funciona como un flash, puede decir si hay un cambio en la mucosa del cérvix con un 98% de precisión, dando un mejor diagnóstico de cáncer cervicouterino.

Lo mismo sucede con las mastografías; para ello Womedic utiliza la tecnología por electroimpedancia, en la que ya no se es necesario presionar el seno para obtener una imagen de posibles tumores. Y al no usar radiación, como en los viejos equipos, el estudio se puede realizar en mujeres embarazadas, que tengan alguna prótesis, mastectomía o una cirugía previa.

“Cuando vi primera vez la mastografía por electroimpedancia y la probé, me abrió el mundo porque me di cuenta de que no me tenían que hacer ese estudio que es bastante invasivo y que duele mucho. Y las mujeres tenemos miedo a cualquier diagnóstico después de un estudio de este tipo”, cuenta la médica.

Pero la tecnología tiene que ampliarse a otros rubros de la atención médica en mujeres, ya que si bien el tema ginecológico es importante, también se deben atender otras enfermedades que son las principales causas de muerte en esta población.

“Las primeras casusas de muerte de las mujeres en México son las enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, infartos y después es cáncer, cáncer de mama y cérvico uterino, todas son previsibles y en todos los casos, simplemente con un examen de rutina al año, no es necesario vivirlo ni sufrirlo”, afirma Vargas.

 

Necesidades de atención enfocada a mujeres

Después de un diagnóstico acertado, las pacientes –y en general todos los que requieren atención— buscan una atención personalizada, en la que les expliquen su padecimiento, el tratamiento y qué esperar.

El problema es que los servicios medios, y sobre todo el público, tienen tiempos limitados. En 10 minutos los médicos esperan explicar el diagnostico y el tratamiento que recibirán, reduciendo tiempos de dudas y exposición de miedos.

Ante la falta de tiempo, Vargas desarrolló una visión de atención integral para la paciente, en el que se analicen otros factores de su vida y su salud, sobre todo la parte del estrés y la afectación que tiene esto sobre las células del cuerpo.

Las ganadoras del Premio Nobel de 2013 descubrieron los telómeros, una capa que cubre el DNA que, cuando se acorta, se acelera el proceso de muerte celular, mientras que si se mantienen largos hay una abundancia de salud celular.

Los telómeros se acortan precisamente por estrés y el ritmo de vida tan acelerado que llevan las mujeres, donde no hay tiempo para cuidar su salud física y mental. Y la única manera de alargarlos es reducir cualquier evento de estrés.

“Como que se nos ha olvidado que somos seres humanos y que no somos un estudio, no somos un laboratorio, una mastografía, un papanicolau. La idea empezó con tener métodos de diagnóstico menos invasivos, pero también me di cuenta de que soy un ser humano, no solo una doctora.

“Y lo que hice fue ver de manera integral todo, dar tiempo a las personas y estudiar a profundidad el Premio Nobel de Medicina de 2013, en el que hice un examen minucioso de una historia clínica y después un test cualitativo médico para ver qué tan cortos tenemos lo telómeros y acompañarlo con una serie de exámenes médicos de gabinete (colposcopia, mastografía, papanicolaou)

“Pero no me detengo allí, les doy además la parte de meditaciones con intención de alargamiento del órgano que queremos ayudar. ¿Cuál es la necesidad que tienen las pacientes? Que las vean como un ser humano, no solo como una mamá o un cérvix.

Esta visión permite que la atención no solo sea física, sino también mental, emocional y hasta social, que todos estos aspectos de la vida diaria afectan la salud de las pacientes, no solo las enfermedades.

“No podemos pensar que si el papanicolau salió bien yo estoy saludable, porque puedo estar sana pero nunca salgo de la casa, no tengo amigos y estoy bien de todo, pero tengo depresión. No hay salida”, explica Vargas.

Al tener un panorama más completo de la paciente, junto con tecnología de punta, se ha avanzado en la atención médica de las mujeres. Sin embargo, todavía queda un gran camino por recorrer y una oportunidad de seguir innovando para este sector de la población.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.