Conexiones 365

Revolución tecnológica contra otra pandemia, la del VIH

2021-12-01 Alina Velázquez/ Conexiones 365
VIH tecnología diagnóstico

A 40 años de los primeros casos de VIH, la tecnología sigue avanzando en la prevención, detección, monitoreo y tratamientos.

Investigadores alrededor del mundo han logrado avances para la prevención y detección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Actualmente, el uso de aplicaciones móviles es una realidad, y se cuenta con una lista de proyectos prometedores. 

En el marco del Día Mundial de la lucha contra el Sida –que se celebra este 1 de diciembre–, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), pidió no olvidar esta otra pandemia, que en 2020 causó 680,000 muertes y que no se tomó un descanso durante el Covid-19. 

Tanto para las personas que viven con VIH, como para aquellos que sospechan de un contagio, el tiempo es clave. Si bien, ninguna prueba puede detectar este virus inmediatamente después de la infección por práctica de riesgo, con el uso de smarthphones, se reduce la espera. 

Una aplicación desarrollada en la Universidad de Colombia ofrece emitir resultados de una prueba de VIH en 15 minutos, mientras las convencionales pueden tardar varios días

Basta con una gota de sangre que se coloca en una carcasa de plástico, y que al ser insertada en un aparato móvil inteligente, muestra el resultado en la pantalla

La App analiza tres biomarcadores utilizando un proceso denominado ensayo inmunoencimático. Es un símil de la prueba o test ELISA (Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay), proceso que habitualmente se realiza en un laboratorio. 

Entre los beneficios se menciona ahorros económicos, pues cuesta cerca de 34 dólares, contra los cerca de 20 mil que cuestan otros dispositivos de detección.

Debido a su practicidad, podría acercar las pruebas a comunidades remotas, o regiones de África, donde el VIH tiene incidencia y el acceso a electricidad y equipos médicos llega a ser irregular. 

Otra de las innovaciones aplicadas a smartphones para la detección de este virus, es la desarrollada por investigadores del Hospital Brigham and Women’s de Boston, Estados Unidos. 

La mencionada, tiene la particularidad de usar la nanotecnología y un accesorio de impresión en 3D para saber si la persona es seropositiva a VIH, pero también tiene la capacidad de supervisar la respuesta al tratamiento del paciente. 

Según datos publicados en la revista científica Nature Communications, la efectividad del dispositivo es de 99.1%, cuenta con una sensibilidad de 94.6% a un valor umbral clínicamente relevante de 1.000 partículas de virus/ml, con resultados en menos de una hora. Su costo sería de 5 dólares por prueba. 

En tanto, investigadores de Bioingeniería y Telemedicina del CIBER-BBN de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ayudaron a la creación de una App llamada EmERGE, enfocada a dar seguimiento a pacientes estables. 

Ya fue aplicada a un estudio que contó con la participación de 2, 251 pacientes con VIH estable y ha sido integrado en los sistemas de información de cinco hospitales en Bélgica, España, Croacia, Portugal e Inglaterra. Los resultados fueron positivos de acuerdo con un artículo publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health.

Carrera por la vacuna 

Hoy en día, no hay ninguna cura eficaz para la infección por VIH, pero con la atención médica adecuada, puede ser controlada. Ante este panorama, en diversas naciones han surgido esfuerzos para encontrar una vacuna preventiva. 

La más aventajada es la de Johnson & Johnson, la única que actualmente se encuentra en la fase III o la última del ensayo clínico. Su investigación se parte en dos: el estudio Imbokodo, en mujeres africanas, y el de tipo mosaico, en hombres y personas transgénero de Europa y América.

En agosto pasado, la farmacéutica estadounidense informó que el primero, que se encontraba en fase 2b fue suspendido por no mostrar protección suficiente. 

Sin embargo, Janssen -división de Johnson & Johnson- decidió seguir adelante con Mosaico, que incluye 3,800 voluntarios en Argentina, Brasil, Italia, México, Perú, Polonia, España y Estados Unidos.

Según adelantó Vicente Estrada, responsable de la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Clínico San Carlos, en España y coordinador del ensayo en este centro a la agencia EFE, los resultados no estarán antes de un año. El especialista indicó que se tienen “muchas esperanzas de la eficacia de la vacuna”. 

Por separado, en el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) junto al Hospital Clínic de Barcelona (España), se gesta un proyecto de vacuna preventiva que podría iniciar fase I en 2022. 

En marzo pasado, el Instituto español de Investigación del Sida IrsiCaixa notificó que la candidata HTI de AELIX Therapeuitcs, logró en fase la I/IIa que un 40 por ciento de los participantes que recibieron el preparado controlará mejor el virus cuando se les retiraron temporalmente los antirretrovirales. 

Se prevé que al combinarse con otros fármacos ayude a contener el virus sin necesidad de tratamiento antirretroviral permanente.

En cuanto a medicamentos, destaca un tratamiento experimental que con una sola dosis, podría reducir los niveles del VIH en una persona con resultado positivo por, al menos seis meses. Su nombre es Lenacapavir, de la biofarmacéutica Gilead Sciences. 

Se encuentra en fase II y III, y los ensayos clínicos se realizan en Estados Unidos, República Dominicana y Puerto Rico.

En 1981 los primeros casos de VIH fueron documentados en el mundo, en México, el primero se reportó en 1983. La tecnología móvil ya es una herramienta para personas que viven con el virus, tanto para su detección, como seguimiento. 

Este cúmulo de innovaciones, aunadas a las de antirretrovirales y a las de vacunas, muestra avances al objetivo planteado por ONUSIDA para que poner fin a esta pandemia en 2030.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.