Conexiones 365

Salud digital: Más allá de la contención de la tasa de infección por COVID-19

2021-02-17 Conexión Expo Med
salud digital contencion covid 19

Investigadores publicaron en la revista The Lancet un estudio sobre las aplicaciones de la tecnología digital que se ha usado para atender la emergencia

Este artículo fue publicado originalmente en Arab Health Online

La tecnología y los sistemas de vigilancia construidos sobre plataformas de salud digital están desempeñando un papel integral en el apoyo a la respuesta de la salud pública a los brotes. En un artículo publicado recientemente en The Lancet, Whitelaw, S. et al. examinaron las aplicaciones de la tecnología digital en la planificación y respuesta a la pandemia de COVID-19.

El estudio descubrió que los países que han mantenido bajas tasas de mortalidad per cápita por COVID-19 parecen compartir estrategias que incluyen la vigilancia temprana, la realización de pruebas, el rastreo de contactos y la cuarentena estricta, y que la escala de coordinación y gestión de datos necesaria para la aplicación eficaz de estas estrategias se ha basado, en la mayoría de los países que han tenido éxito, en la adopción de la tecnología digital y su integración en la política y la asistencia sanitaria.

Los siguientes son sólo algunos ejemplos de cómo las tecnologías sanitarias digitales han sido identificadas como soluciones prometedoras para abordar los retos de la planificación y gestión de la pandemia, y cómo la tecnología tiene el potencial de desempeñar un papel esencial en el aplanamiento de la curva, la limitación de la propagación del virus y la ayuda en el tratamiento de los individuos infectados.

Rastreo y seguimiento de contactos

Proporcionar una señal temprana para posibles infecciones es un paso crucial para la prevención de infecciones generalizadas. Las tecnologías sanitarias digitales, como el big data y la inteligencia artificial (IA), han contribuido a facilitar la preparación para el COVID-19 y el rastreo de personas en varios países. Herramientas como la migración y los mapas interactivos en línea, que utilizan los teléfonos móviles, las aplicaciones de pago por móvil y las redes sociales para recoger datos en tiempo real sobre la ubicación de las personas, se han utilizado para trazar territorios virales.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins lanzaron tableros de referencia para actualizar diariamente los casos, muertes y recuperaciones registrados en todo el mundo. Microsoft también lanzó un mapa interactivo similar en Bing, con un conjunto de visualizaciones interactivas para que todo el mundo tenga plena transparencia sobre el alcance del problema y los progresos que estamos haciendo juntos para curar el mundo.

Impresión en 3D

Con la pandemia de COVID-19, ha surgido una necesidad urgente en todo el mundo de productos sanitarios y médicos especializados, y los fabricantes de equipos han recurrido a la impresión 3D para solucionar las carencias. Con la cadena de suministro mundial de estos productos vitales interrumpida por los cierres generalizados y la reducción de los viajes, la impresión 3D está demostrando ser más ágil y adaptable como método de fabricación.

En China, la impresión 3D se ha utilizado de forma innovadora en respuesta a la pandemia. Quince habitaciones bien equipadas e impresas en 3D se pusieron en uso para los pacientes en cuarentena infectados por el coronavirus en un importante hospital designado en Xianning, una ciudad vecina de Wuhan, en la provincia de Hubei. Las habitaciones impresas en 3D, de unos 10 metros cuadrados cada una, fueron fabricadas en un día por una empresa de materiales con sede en Suzhou y cumplían los estándares para pacientes en cuarentena en cuanto a conservación del calor y aislamiento.

A través de un chat de Telegram, 1.900 innovadores y profesionales de la medicina en España se unieron para ofrecer soluciones innovadoras para combatir la crisis del coronavirus. El equipo desarrolló con éxito un prototipo de ventilador automático que puede imprimirse con una impresora 3D y enviarse a los hospitales en primera línea de la crisis del COVID-19.

 

Inteligencia artificial y aprendizaje automático

Según la OMS, la IA y el aprendizaje automático están desempeñando un papel fundamental para comprender y abordar mejor la crisis del COVID-19. La tecnología de aprendizaje automático permite a los ordenadores imitar la inteligencia humana e ingerir grandes volúmenes de datos para identificar rápidamente patrones y perspectivas. En la lucha contra el COVID-19, las organizaciones se han apresurado a aplicar sus conocimientos de aprendizaje automático en varias áreas: ampliar las comunicaciones con los clientes, comprender cómo se propaga el COVID-19 y acelerar la investigación y el tratamiento.

La Casa Blanca anunció un proyecto en colaboración con empresas tecnológicas y académicos para poner por primera vez a disposición de los investigadores de IA y sus algoritmos una enorme cantidad de investigaciones sobre el coronavirus. El conjunto de datos de investigación abierta COVID-19, conocido como CORD-19, utiliza la IA para explorar más de 130.000 artículos académicos con el fin de responder a preguntas que podrían ayudar a los expertos en medicina y salud pública. Al cruzar los artículos y buscar patrones, los algoritmos de IA podrían ayudar a descubrir nuevos tratamientos posibles o factores que empeoran el virus en algunos pacientes.

 

La cuestión ética de equilibrar innovación y seguridad

Dado que la tecnología digital suele implicar el uso de Internet y de teléfonos móviles, los grupos susceptibles, como los que viven en barrios de bajos ingresos o en regiones remotas, podrían no tener acceso a señales de banda ancha, a teléfonos inteligentes o a tecnología vestible como los smartwatches. Según Whitelaw, S. et al., para implantar eficazmente la tecnología digital en todo el mundo, debe considerarse la inversión del sector federal y privado en tecnología e infraestructura.

Varias intervenciones sanitarias digitales, en particular las que rastrean a las personas y aplican la cuarentena, pueden infringir la privacidad y aumentar el riesgo entre las personas con enfermedades mentales o con acceso restringido a los alimentos o al agua. Mientras tanto, la vigilancia y el control implementados por el gobierno pueden infundir miedo y amenazar las libertades civiles. Sin embargo, las preocupaciones apropiadas sobre la privacidad y la seguridad de los datos se compensan potencialmente al facilitar la vuelta a la rutina normal sin un repunte de las infecciones.

 

Lección aprendida para el futuro

Según la OMS, la década de 2020 puede convertirse en la década en la que la tecnología digital reconfigure el sistema sanitario. Sin duda, COVID-19 ha impulsado muchos avances en los primeros seis meses de 2020, ya que la comunidad de la salud digital sigue buscando la mejor manera de reforzar las medidas clásicas de salud pública.

La integración de la tecnología digital en la política y la respuesta a la pandemia podría ser uno de los varios rasgos característicos de los países que han aplanado sus curvas de incidencia de COVID-19 y han mantenido bajas tasas de mortalidad. En la carrera por contener la propagación de un virus altamente transmisible, los países que han desplegado rápidamente las tecnologías digitales para facilitar la planificación, la vigilancia, las pruebas, el rastreo de contactos, la cuarentena y la gestión clínica se han mantenido a la cabeza en la gestión de la carga de la enfermedad.

Del mismo modo, la Fundación para las Tecnologías de la Información y la Innovación (ITIF) destaca que la salud digital tiene un potencial transformador para la asistencia sanitaria en todo el mundo, ya que muchos productos sanitarios digitales ya están probados, están disponibles y son adaptables a todo tipo de países, y están demostrando su potencial durante la actual crisis del coronavirus al facilitar la colaboración.

Sin embargo, los datos sanitarios y las tecnologías digitales no son una solución milagrosa para el COVID-19 y otros problemas de salud, y, de cara al futuro, habrá que resolver los problemas relacionados con la madurez tecnológica, la escalabilidad, la gobernanza de los datos y el impacto en los resultados sanitarios antes de que puedan institucionalizarse para reforzar los servicios de salud pública.

 

Estudio de caso: China

Al ser el primer país afectado por el brote, China introdujo una serie de soluciones digitales a lo largo de las diferentes etapas del brote impulsadas por un llamamiento a nivel nacional de la Comisión Nacional de Salud. Las empresas privadas y las autoridades sanitarias nacionales y locales colaboraron para crear una infraestructura de TIC, mediante la agregación y el análisis de datos a escala, que permitiera la disponibilidad de servicios sanitarios virtuales y/o potenciados por la IA.

Mientras que el rastreo de contactos, las pruebas y la vigilancia mejoraron en China gracias a las tecnologías impulsadas por los datos, se lanzó una aplicación de "Código de Salud" con forma de semáforo que fue adoptada por más de 900 millones de personas con el fin de equilibrar la reanudación de las actividades económicas y sociales con los riesgos para la salud pública.

Además, los servicios de consulta en línea de la estrategia "Internet + Salud" se vieron impulsados durante el brote cuando la Comisión Nacional de Salud y la Administración Nacional de Seguridad Sanitaria tomaron nuevas medidas para publicar conjuntamente una política que eliminaba otras dos barreras prácticas cuando la gente recurre a las plataformas en línea para recibir atención sanitaria: la barrera física para recibir la reposición de recetas y la barrera financiera del reembolso oportuno.

 

Estudio de caso: Alemania

Gracias a las pruebas generalizadas y a las intervenciones de salud digital, Alemania ha mantenido una baja tasa de mortalidad per cápita, en relación con otros países, a pesar de la alta prevalencia de casos. En abril, Alemania lanzó una aplicación de reloj inteligente que recoge datos de pulso, temperatura y patrón de sueño para detectar signos de la enfermedad similar a la gripe. Los datos de la aplicación Corona Data Donation se presentan en un mapa interactivo en línea en el que las autoridades pueden evaluar la probabilidad de incidencia de COVID-19 en todo el país.

Más recientemente, las autoridades sanitarias alemanas lanzaron una aplicación para teléfonos inteligentes de rastreo de contactos -Corona-Warn-App- que utiliza el Bluetooth de corto alcance para contactar con las personas que puedan haber estado expuestas a alguien que contraiga el coronavirus y no depende de una base de datos centralizada. Descargada 6.5 millones de veces en las 24 horas siguientes a su lanzamiento, el 15 de junio, la app se basa en tecnologías con un enfoque descentralizado y el desarrollo del código del programa estuvo continuamente visible en la plataforma de desarrollo GitHub, de modo que tanto los expertos como el público pudieron seguir las tasas de infección en todo momento.

 

Estudio de caso: Reino de Arabia Saudí

El Reino de Arabia Saudí es reconocido mundialmente por haber desplegado una estrategia sanitaria digital integral para gestionar la propagación del brote de COVID-19 como ejemplo de buenas prácticas.

El Reino fue capaz de ampliar la vigilancia rápidamente, y las medidas de prueba con todos los casos sospechosos se investigan, en particular en los puntos de entrada, y los casos confirmados fueron inmediatamente aislados y tratados.

La tasa de infección y el mantenimiento de una baja mortalidad se han atribuido principalmente al papel de la salud digital en la estrategia de respuesta del Ministerio de Sanidad. Esto supuso la creación de una serie de aplicaciones tecnológicas y dominios de datos para responder a los requisitos del Centro de Mando y Contacto de COVID-19. También incluyó el desarrollo de cuadros de mando y la conexión de datos a través del Observatorio Nacional de Salud (NHO), así como la realización de campañas de sensibilización y educación a través de la red de telecomunicaciones.

El despliegue de aplicaciones digitales, como las aplicaciones sanitarias móviles, la telesalud, las clínicas virtuales y la robótica, para apoyar la respuesta al COVID-19 ha resultado especialmente satisfactorio. Durante el brote, tanto los pacientes como los médicos pueden acceder a los registros médicos desde sus hogares, y la asistencia sanitaria a domicilio también ha permitido vacunar a los pacientes vulnerables y realizar un seguimiento crítico de los pacientes con enfermedades crónicas en sus propios hogares.

 

Estudio de caso: Ghana

En Ghana, la pandemia de COVID-19 ha impulsado a la gente a adoptar innovaciones en la atención sanitaria, desde aplicaciones que ayudan a diagnosticar los síntomas del coronavirus hasta drones que transportan muestras de sangre. Mientras continúa la lucha contra el virus, varias empresas sanitarias nacionales y panafricanas de nueva creación han aprovechado las recientes innovaciones para ayudar a afrontar los nuevos retos que plantea el COVID-19.

En el ámbito de la venta de productos farmacéuticos, la empresa ghanesa mPharma lanzó a mediados de marzo un programa de control de precios denominado "Mutti Keep My Price". La iniciativa permite a los pacientes que necesitan medicamentos para enfermedades crónicas seguir pagando el mismo precio por sus recetas durante un máximo de seis meses, independientemente de los precios del mercado.

La empresa de tecnología sanitaria Redbird ha estado trabajando para aliviar la carga de los hospitales de Ghana con una tecnología que puede ayudar a las farmacias a diagnosticar y controlar las enfermedades crónicas y tropicales, guardando la información del usuario en una aplicación. Ahora la empresa ha añadido una función que permite a las personas autodiagnosticar si tienen COVID-19. Los usuarios pueden introducir los síntomas en una app y hacer un seguimiento de sus movimientos para determinar si han estado en contacto con un caso confirmado.

Por su parte, Talamus Health ofrece una plataforma para que los pacientes se pongan en contacto con los profesionales sanitarios. La empresa ofrece actualmente servicios de cita por vídeo de forma gratuita mientras las principales ciudades permanecen bloqueadas, y ha experimentado un aumento de la actividad como consecuencia del brote de Covid-19.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.