Conexiones 365

El auge de Omicron: ¿qué significa para la comunidad sanitaria?

2021-12-29 Fatima Abbas
omicron comunidad sanitaria

La nueva variante de COVID-19 se está propagando más rápido que cualquier cepa anterior, advierte la OMS.

Este artículo fue publicado originalmente en Omnia Health Insights 

 

Según estimaciones publicadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la variante Omicron Covid-19 es ahora la cepa más dominante en los Estados Unidos. Y representa más del 73% de los nuevos casos de coronavirus menos de tres semanas después de que se detectó el primer caso.

Omicron representó el 73.2% de los casos durante la semana que finalizó el 18 de diciembre, mientras que Delta representó el 26,6 por ciento. Omicron era solo el 12.6%  por ciento del virus circulante la semana anterior, que finalizó el 11 de diciembre, y representó aproximadamente el 1% de los casos nuevos en la primera semana de diciembre.

En una entrevista con el Dr. Andrew Badley, director del Grupo de Trabajo COVID de Mayo Clinic e investigador de enfermedades infecciosas, profundizamos en lo que significa la propagación de la nueva variante para la atención médica y la comunidad en general.

La OMS advirtió que Omicron es la variante de propagación más rápida hasta el momento, ya que se encuentra en 77 países menos de un mes después de que se informó oficialmente. 

¿Qué significa esto para la comunidad de la salud, especialmente porque el mundo se estaba adaptando al COVID mediante la implementación de medidas preventivas como la vacuna? 

Desafortunadamente, eso significa que veremos muchas más infecciones, y aunque la variante Omicron puede causar una enfermedad menos grave , solo por la gran cantidad de casos es probable que veamos muchas más hospitalizaciones y muertes. 

También significa que nosotros, como proveedores de atención médica, debemos defender lo que sabemos que funciona para reducir las tasas de infección y la gravedad de la enfermedad, que están promoviendo la vacunación universal y los refuerzos. 

Además, enmascaramiento universal en lugares públicos, distanciamiento social y lavado de manos frecuente, y cuando haya estado en contacto con un caso o tenga síntomas, hacerse la prueba y si es necesario ser tratado rápidamente.


Según los informes, el elevado número de mutaciones de Omicron basadas en el pico de proteínas lo han convertido en una de las variantes más transmisibles. ¿Cómo afectará esto a la protección de la vacuna, ya que existe una discusión sobre la efectividad? 

La efectividad de la vacuna no es total o nula, es una cuestión de grados. Hasta ahora, los datos actuales sugieren que las vacunas disponibles tienen una ligera reducción en la protección contra Omicron en comparación con otras variantes, pero el grado de protección sigue siendo alto. 

En consecuencia, no hay necesidad en la actualidad y probablemente no será necesario crear nuevas vacunas para la variante Omicron. El impulso también puede ayudar de dos maneras; el primer refuerzo aumenta la cantidad de anticuerpos, lo cual es útil, pero lo que es más importante, el refuerzo puede mejorar la calidad de las respuestas de los anticuerpos a través de un proceso conocido como maduración por afinidad. También aumenta las respuestas mejoradas de las células T a Omicron, lo que agrega un tercer nivel de protección adicional.


La mutación de virus es un fenómeno común, ¿cómo ha ayudado la tecnología en la detección temprana y prevención de nuevas cepas? 

La capacidad generalizada de los laboratorios de todo el mundo para detectar el virus a través de técnicas como la PCR y secuenciar el virus permite a los científicos ver casi en tiempo real, cuando hay aislados virales de la mutación I conservados.


¿Existe la probabilidad de que la nueva cepa sea menos grave si la población ya está vacunada o en pacientes que ya habían contraído COVID antes? ¿Son los refuerzos de vacunas medidas necesarias para proteger a la población? 

Las nuevas cepas de cualquier virus pueden ser más graves o menos graves o no alterar la gravedad de la enfermedad de ninguna manera. La vacunación no se ve afectada por la presencia o ausencia de una nueva cepa. 

Sabemos sin ninguna duda que la vacunación contra el SARS-CoV2 reduce la probabilidad de infectarse o enfermarse si está infectado, de desarrollar una enfermedad grave si está enfermo o, en última instancia, de morir a causa de la infección. 

La protección no es absoluta, pero hay una reducción del riesgo de muchas veces debido a la vacunación, especialmente con un refuerzo. 


Los orígenes de la variante Omicron no se vinculan de manera concluyente con su descubrimiento en pacientes con SIDA, colocando el VIH bajo el microscopio, y las posibles razones son un caso incontrolable de VIH y COVID que da como resultado la nueva cepa. ¿Cuáles son tus pensamientos? 

Sabemos que mientras un virus continúe replicándose y propagándose dentro de una sociedad, seguiremos viendo nuevas mutaciones, por lo que veremos más variantes en el futuro. La existencia de Omicron no se debe a un solo caso. 

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.