Proyectan la recuperación del sector salud en América Latina tras la pandemia

2021-06-28 María José Ramírez/Grupo Expansión
recuperacion sector salud AL

Después de la tormenta se aproxima la calma. Gracias a la vacunación, las industrias, entre ellas el sector salud, verán próxima su recuperación.

La pandemia por coronavirus ha mantenido a los sistemas de salud de todo el mundo bajo constante estrés, asimismo, las economías también han sido impactadas por la llegada del virus. Sin embargo, gracias a estrategias como la vacunación pronto las industrias comenzarán a experimentar una recuperación.

Pero ¿cómo se recuperarán en América Latina? Durante el webinar Tracking Latin America's COVID recovery, organizado por Americas Marketing Intelligence (AMI) el pasado 24 de junio, distintos expertos comentaron el panorama para el restablecimiento de la región.

John Price, director general de AMI, mencionó que en Norteamérica, Europa y partes de Asia se está controlando la pandemia, por lo que la vida está volviendo a la normalidad y las personas están viajando de nuevo. “Pero en buena parte de Latinoamérica lo que estamos encontrando es una recuperación desigual”, señaló Price y explicó que esta se debe principalmente a que los dos grandes clientes de la región, China y Estados Unidos, han experimentado un crecimiento.

Asimismo, la falta de una estrategia adecuada para conseguir más y mejores dosis y administrarlas sigue impactando a las industrias. De acuerdo con Price, la presencia de la COVID-19 rápidamente dividió a las industrias entre perdedoras y ganadoras, quedando el sector salud en la segunda categoría. Aunque se puede pensar que este no saldría tan mal parado ante la crisis sanitaria, los recortes al gasto público y la disminución del tráfico hospitalario rentable tuvieron un impacto significativo.

Si bien se espera que haya un impulso para la región, este no llegará a todos los países, por lo que es probable que algunos no experimenten ningún tipo de crecimiento.

 

La recuperación del sector salud tras la pandemia

De acuerdo con Christophe Leroy, Healthcare Practice Project director de AMI y Senior Project Manager en Global Health Intelligence, que las poblaciones alcancen la inmunidad de rebaño no solo ayuda a las economías, sino que también es crucial para la recuperación del sector salud.

Además, Leroy recordó que el impacto de COVID-19 ha sido bastante grande en términos de pérdidas humanas, pues tan solo en México la cifra oficial de muertes se encontraba en 201,600. Aunado a lo anterior, apuntó que hay quienes argumentan que estas cifras no reflejan realmente el número de víctimas de la pandemia.

Para Leroy, las cifras muestran cómo se han tenido que estirar las unidades de cuidados intensivos, algunos hasta el punto de quiebre. El experto mencionó que a través del servicio de monitoreo de hospitales ofrecido por Global Health Intelligence observaron que como consecuencia de la pandemia, en los últimos 15 meses, los volúmenes de procedimientos disminuyeron en promedio entre 40% y 50%, mientras que en algunas áreas de especialidad cayeron hasta 70%.

Como resultado de los confinamientos —algunos bastante estrictos—, las cadenas de suministro se han visto interrumpidas. Por lo que las rutas, que ya estaban bien establecidas, para obtener equipo y dispositivos médicos fueron interrumpidas. Donde se ha agudizado más este fenómeno es en el equipo utilizado para tratar pacientes covid (tanques de oxígeno, equipo de protección personal, ventiladores, entre otros). Por supuesto, donde se presenta mayor escasez es en clínicas rurales y hospitales regionales fuera de los grandes centros urbanos.

Otra gran repercusión de la pandemia es que los hospitales han desviado una cantidad significativa de sus presupuestos discrecionales para hacer frente al ingreso de pacientes de covid-19, por ello, han reorganizado las unidades de cuidado intensivo y redireccionado personal. 

No solo los procedimientos han caído: también se ha presentado una demora en la inversión de capital y en la adquisición de equipo destinado para las operaciones que se han pospuesto, asimismo, se ha aplazado la compra de equipo de alta tecnología.

¿Qué se puede esperar en el futuro? Leroy estima que para 2022, los volúmenes de procedimientos y ventas de dispositivos y equipo médico se incrementarán gradualmente a niveles previos a la pandemia. El experto apuntó que, básicamente, la capacidad de cada país de vacunar rápidamente a la mayor cantidad de la población adulta es un factor decisivo para saber qué tan rápido podrá volver el sistema a estar en pie.

En cuanto a los dispositivos y equipos destinados para atender COVID-19 se espera que permanezca la alta demanda en los siguientes meses; sin embargo, se prevé que comience a disminuir, lo cual dependerá del ritmo que tenga la vacunación. Igualmente, se espera que los hospitales logren reabastecerse poco a poco de equipos y dispositivos para cirugías no urgentes. Además, Leroy sugirió que es posible que para finales de este año o inicios del 2022 se observe un incremento en las compras, pues será necesario adquirir dispositivos que se hayan agotado durante la crisis.