Conexiones 365

La virtualidad se sostendrá en los museos más allá de la pandemia

2020-07-01 Mildred Ramo - Expansión
museo

La experiencia en la reapertura china da prácticas de referencia, así como las recomendaciones de la UNESCO para estos recintos culturales, poderosos imanes de turismo.

En México hay alrededor de 1,400 museos. Los hay desde los más curiosos (como el Museo del Zapato, diminuto, en el Centro Histórico de la Ciudad de México), hasta el majestuoso Museo de Antropología e Historia, en Chapultepec, referente mundial y un sitio deseable para cualquier visitante que asiste a la capital mexicana. 

Todos esos recintos forman parte de la riqueza cultural y turística del país. Y todos, igualmente, han sufrido ante la pandemia por COVID-19: cerrados hasta nuevo aviso. Para aquellos que subsisten de sus ingresos por taquilla, la precariedad económica se ha convertido en su principal visitante. Ya sean públicos o privados planean cómo deberán proceder cuando regresen los visitantes. 

Durante el conversatorio “Posibles criterios para la reapertura y operación de los museos”, organizado por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), diversos especialistas se dieron cita para señalar puntos de partida. 

¿Adiós a las exposiciones masivas?

Lucio Lara es consultor en museos y especialista en gestión de patrimonio cultural. Fue uno de los expositores en el conversatorio y explicó que, de acuerdo con la experiencia en China, en donde ya se reabrieron los museos, se observan algunas prácticas que seguramente serán adoptadas por distintos países. 

“Ahí la operación, en una primera fase, no va más allá del 30? la capacidad del museo. Hay taquillas de preventa y las visitas se planean para que pueda haber dos metros de distancia entre una persona y otra”, detalló el especialista. 

Los módulos de sanitización y las medidas de higiene entre el personal y los visitantes se han dado en China y también forman parte de las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). 

“Ahora bien, en México hay prácticas que también sirven de referencia”, continuó Lucio Lara. “La dosificación de visitantes es frecuente en operativos en fechas especiales, como la Semana Santa en el Castillo de Chapultepec, por ejemplo, o el equinoccio de Primavera en las zonas arqueológicas”. 

La higiene frecuente en los espacios públicos, la capacitación de los equipos de trabajo, reglas de uso de espacios comunes como elevadores y la recepción para evitar aglomeraciones, así como el desarrollo de estrategias de operación para la reservación de entradas y las visitas guiadas deberán ser contemplados en la  planeación para la próxima fase de reapertura. 

Todo esto dependerá de las características de cada recinto. Mientras que un jardín botánico, por ejemplo, podría tener más espacio de maniobra por estar al aire libre, para instalaciones más pequeñas y cerradas los retos serán de higiene y dosificación de visitantes. 

Alianzas y comunidad

Para Manuel de Jesús Velázquez, director de la Galería y Centro Cultural Flavia, de Xalapa, la reapertura de museos será un punto en el que deberán coordinarse los esfuerzos de mercadotecnia, relaciones públicas y todas las figuras de una comunidad para mantener esas actividades culturales. 

Entre esas alianzas pueden estar los touroperadores: el trámite de entradas y programación de visitas a las exposiciones más atractivas pueden formar parte de su oferta de servicios, en beneficio del viajero y de todos los actores relativos a las actividades museográficas. 

Experiencias virtuales

María de Lourdes Monges es directora de las tres Casas-Museo de la Fundación Antonio Haghenback y de la Lama. Para ella, este tiempo de confinamiento ha evidenciado las oportunidades que hay para desarrollar una fortaleza digital para cada museo, cuidando siempre la experiencia del visitante. 

“Saber cómo gestionaremos las colecciones y no perder de vista la vocación educativa y de resguardo de patrimonio que todos los museos tienen”, declaró Monges.

La interacción del público a distancia será cada vez más integrado a la estrategia general de los museos, señaló, por su parte, Gerardo Ramos, director de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía. Las mesas de discusión, los materiales digitales y los webinars forman parte de esa tendencia. 

“Hay que reformular contenidos y apoyarse en las experiencias de otros museos locales e internacionales, pues las visitas masivas no son viables en un futuro cercano. Las actividades artísticas y culturales serán menos cuantitativas y más cualitativas”, anotó Ramos. 

Virtualidad en el MIDE

Un ejemplo en el sentido de la virtualidad y los museos está en el Museo Interactivo de Economía (MIDE). Físicamente, el complejo cultural se encuentra en la calle de Tacuba, en el Centro Histórico. Pero ante el confinamiento, a finales de mayo del año en curso lanzó su plataforma midedigital.museum.

Un mes después presentó dos aplicaciones (apps) para descargarse en dispositivos móviles: MIDE tu huella de plástico y SMART plan, para emprendedores.

Ha sido una de las respuestas más ágiles en el uso de la tecnología en el periodo en el que los establecimientos culturales deberán permanecer cerrados hasta que la oleada de contagios por COVID-19 pueda ser controlada con medidas sociales… o hasta que la vacuna llegue. 

Combinar la experiencia presencial con la digital, reforzar las condiciones de higiene y sana distancia, vencer obstáculos como la capacidad de conexión y la suficiencia de dispositivos para hacerlo forman parte de los desafíos que afrontar los museos, desde ahora, de cara a su próxima reapertura, concluyó Leonel Terrazas, gestor cultural, y moderador del conversatorio.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.