Conexiones 365

Generación Distribuida, ¿qué cambiar?

2020-09-14 Víctor F. Ramírez Cabrera, Plataforma México Clima y Energía
cambiandole a la generación distribuida

Foto de Science in HD en Unsplash

Tanto en el Congreso de la Unión como en la CRE se habla de cambios a la Generación Distribuida. Hay que hacer ver que este subsector del sector eléctrico es el único que no ha sido obstaculizado por el gobierno. Entonces, ¿qué se le puede cambiar?

Vamos en el orden legal: primero las leyes y luego lo administrativo.

En primer lugar, hay un cambio en Generación Distribuida que es necesario: elevar el límite de capacidad de generación que se puede instalar e interconectar a la red sin requerir permiso de generación. Hay consenso en eso.

¿Qué tanto se puede subir?

Las propuestas legislativas presentadas hasta ahora dicen que a un megawatt, o sea duplicar la capacidad. Sin embargo, ni el 0.5 MW ni el megawatt tienen un origen técnico, alguna base. Bien se podría llevar el máximo a la capacidad física de la red, para evitar problemas a CFE Distribución, sin poner un número fijo. Eso permitiría que grandes consumidores de energía, que no alcanzan a ser usuarios calificados, se abastezcan de energía con paneles solares en su totalidad o que la mayor parte de la energía que consumen en el sitio provenga de ahí mismo.

Pero las dos iniciativas presentadas proponen 1 MW. Es un buen paso.

Lamentablemente, una de las dos iniciativas presentadas quiere que si la instalación se hace sólo para venta de energía, deba pedir permiso a la CRE. Por un lado, esto abre posibilidades, pero por otro, las cierra. Ojalá esa parte sea rechazada y de hecho sería mejor que fuera retirada.

Ahora lo regulatorio:

El programa regulatorio de la CRE habla de hacer modificaciones a las Disposiciones Administrativas de Carácter General para la Generación Distribuida. Las propias disposiciones decían que esa revisión se daría cuando la Generación Distribuida llegara al 5?capacidad de generación que tiene el país, pero este ajuste parecería llegar mucho antes y entonces surge la pregunta: ¿Hay cosas que cambiar en las Disposiciones?

Sí, estas son perfectibles, en conjunto con el Manual.

Por partes:

  1. Hay una confusión común en distribución que hace que si alguien instala páneles, por ejemplo, por 520 kWp, se les niegue la interconexión, aunque su inversor y por tanto la capacidad que pueden inyectar a la red esté restringida a 499 kWp. El regulador debe evitar esta interpretación y dar claridad respecto a que lo que es válido es la salida y la capacidad de inyección a la red.
  2. La pandemia de COVID nos enseñó que, con la tecnología actual, muchas cosas se pueden hacer sin asistir físicamente a un sitio, incluso reprogramar equipos de forma remota. Eso evita gastos, recorta tiempos, permite incluso llevar control en tiempo real. La digitalización del proceso de solicitud, reprogramación de medidores (cuando sea suficiente para dar de alta a un generador exento) sería benéfico tanto para los suministradores y distribuidores como para los usuarios finales.
  3. El proyecto de Generación Distribuida Colectiva, pero no como se había propuesto, sino abierto a intercambio neto de energía dentro de un nodo de precio (dado que dentro del nodo la energía tiene el mismo precio) sería ideal para ayudar al sistema, más ahora que viene un fuerte recorte a CFE en 2021.
  4. Regular la instalación o a los instaladores de equipos de generación cuando se trate de generación exenta. Para bien y para mal, instalar páneles solares parece fácil. Eso ha hecho que miles de empresas (literalmente) se dediquen a cualquier cosa más generación distribuida. El problema es que la gran mayoría lo hace sin calidad ni conocimientos, con lo que los usuarios finales pueden buscar y comprar páneles solares casi como si fuera un electrodoméstico, poniendo en riesgo incluso su seguridad por instalaciones mal hechas. Nadie más que el regulador tiene herramientas para exigir instalaciones de calidad y seguras, y esta es una oportunidad para exigir esto, aunque sea de forma paulatina.
  5. La compensación por servicios conexos. El generador exento genera energía limpia, por lo que le pueden y deben reconocer Certificados de Energía Limpia, pero también puede aportar potencia. Sin embargo, para comercializar esos servicios conexos sólo lo puede hacer, ahora, mediante un suministrador de servicios calificados. Las disposiciones pueden agregar opciones para que a todos los generadores exentos le sean reconocidos esos servicios y beneficios que presta a la red. Es un asunto de justicia, pero además le puede dar opciones al suministrador de servicios básicos de obtener CEL para cumplir con sus obligaciones a costos más bajos que los del mercado. Y regresando al asunto de justicia, generación distribuida brinda más beneficios a la red, como disminuir la congestión, que no se reconocen.

Hay una parte muy importante para tomar en cuenta: una mezcla como elevar el límite a 1MW en conjunto con generación distribuida colectiva, puede permitir hacer grandes cooperativas energéticas, realizar proyectos sociales de generación distribuida que abatan la pobreza energética y ayuden a disminuir el costo de eliminar el subsidio eléctrico.

Por ejemplo, los 4,890,000 techos solares prometidos por este gobierno, del cual se lleva 0?avance, podrían pasar de costar $7,824 a $4,401 millones de dólares, por economías de escala. Esto es un ahorro de casi 44% en el programa con el mismo alcance: barrios y comunidades rurales alimentadas por energía solar con un costo 44% menor que con los modelos actuales.

Estas son algunas propuestas de lo que se puede mejorar, no sólo en beneficio de la industria, sino incluso del distribuidor y del suministrador de servicios básicos. Tener más energía en donde se consume es algo que beneficia a toda la red, disminuye costos y aumenta la seguridad. Hay que seguir impulsando esta democratización de la energía.

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.