Conexiones 365

Telemedicina: atender de manera efectiva al paciente a pesar de la distancia

2020-06-30 María José Ramírez/Grupo Expansión
telemedicina

Esta herramienta tiene muchos años, pero en los últimos meses cobró una gran importancia entre los médicos y los pacientes

 

La telemedicina y la consulta digital o teleconsulta forman parte de la cibersalud o eSalud, que de acuerdo con el “Marco de Implementación de un Servicio de Telemedicina” (2016) de la Organización Panamericana de Salud (OPS) puede entenderse como la aplicación de Internet y otras tecnologías relacionadas en la industria de la salud para mejorar el acceso, la eficiencia, la eficacia y calidad de los procesos clínicos y empresariales utilizadas por las organizaciones de salud, médicos, pacientes y consumidores en un esfuerzo por mejorar el estado de salud de los pacientes.

Jorge Azpiri, director de desarrollo y expansión en TecSalud del Tecnológico de Monterrey, afirma que la cibersalud agiliza la relación entre paciente y doctor, además propicia que sea una relación demócrata. “Es una transformación cultural que utiliza tecnologías que son disruptivas y pueden darnos información para toma de decisiones y accesibilidad a las personas, o sea, los pacientes”, agregó el experto en teleradiología.

Asimismo, Azpiri asegura que el término de salud digital es un concepto muy grande que incluye la inteligencia artificial, los sistemas analíticos de información, seguridad cibernética, realidad virtual y, por supuesto, la telemedicina. “La telemedicina, al final de cuentas, es tener información segura y suficiente para poder tomar decisiones médicas a distancia”, añadió.

La telemedicina tiene diferentes ramas, una de ellas es la teleradiología, la cual hace posible interpretar radiografías e interactuar con los médicos a pesar de la distancia. Otra especialidad que se puede beneficiar de la telemedicina es la patología, pues un patólogo puede estar revisando un tumor a la distancia. Entonces, gracias a la telemedicina de alguna manera el talento se puede acercar y brindar sus interpretaciones.

El experto en salud digital también señaló que la inteligencia artificial está siendo una herramienta diagnóstica de mucha ayuda. “El punto de evolución más grande es hacia la inteligencia artificial”, añadió. Sin embargo, advirtió que la tecnología es un coadyuvante de la inteligencia humana, nunca un sustituto.

Además, Jorge Azpiri recalcó que la telemedicina no es algo nuevo y que otra de sus vertientes es la telecirugía: la posibilidad de operar a un paciente a distancia gracias a la realidad virtual y a robots desarrollados para estos propósitos. El experto en teleradiología recordó que él mismo presenció una telecirugía en 1989, donde el cirujano se encontraba en Chicago y el paciente en Miami.

 

Consultas a distancia

 La pandemia por COVID-19 ha hecho que la teleconsulta o la consulta digital se incremente, ya que por el confinamiento y el riesgo a contagiarse algunas personas consultar al médico desde casa antes que visitarlo en su consultorio. Para ello, pueden comunicarse con el profesional de la salud a través de diferentes herramientas tecnológicas y plataformas.

Azpiri señaló que se trata sólo una pequeña parte de la telemedicina. Sin embargo, este tipo de consultas tienen sus limitantes, pues en ocasiones el médico puede no contar suficiente información ya que la exploración física puede complicarse, por ejemplo, cuando se necesita tocar el vientre.

Agregó que se han empezado a desarrollar aparatos que se adaptan a la cámara de un smartphone para explorar la garganta o el oído, sin lastimar al paciente, pues son de fibra óptica flexible. Aunque también advirtió que actualmente no hay una tecnología que pueda suplir la palpación.

Otra limitación para la consulta digital es la receta, pues de acuerdo con el experto en teleradiología, en México aún no está permitida la receta digital, ya que se necesita la firma autógrafa del médico para que el paciente pueda acceder a antibióticos, por ejemplo.

Para Azpiri una limitante de gran importancia de la videoconsulta es la capacitación del personal médico, ya que los médicos necesitan desarrollar habilidades para la interacción a distancia con el paciente.

 “Las facultades de medicina tendrán que incluir en su currículum el poder desarrollar estas habilidades para una interacción cibernética con el paciente”, afirmó el médico.

En tanto, Enrique Culebro, presidente de la Asociación de Internet MX, señaló que el tipo de herramientas que utilizan los profesionales de la salud para brindar atención a sus pacientes se puede categorizar en tres grupos.

En la primera categoría se encuentran las más usadas y se trata de herramientas de uso común que tanto pacientes como especialistas de la salud usan para muchas otras actividades, pero pueden funcionar para dar una consulta remota. Por ejemplo, el correo electrónico o las redes sociales.

Las más usadas son las aplicaciones de mensajería instantánea, como WhatsApp, y las aplicaciones de videoconferencia, como Skype, Zoom o Hangouts. “La mayoría de los médicos han reportado usarlas para dar consulta remota. Además, tienen las características necesarias para que se haga de forma segura y correcta siempre y cuando el profesional de la salud sepa usarlas adecuadamente”, agregó Enrique Culebro.

El especialista en temas digitales también aseguró que, en México, 91? los médicos utilizan WhatsApp para temas profesionales: desde hablar con colegas hasta investigar información.

En el segundo grupo o categoría se encuentran las plataformas que tienen otro fin pero que están habilitando herramientas para consulta virtual. En este caso se encuentran algunos directorios médicos, como Doctoralia y Top Doctors; así como aplicaciones de expediente clínico electrónico, como Eleonor y Huli, entre otros que ya han ido habilitando estas funciones.

“Son herramientas que sirven para que el médico realice una actividad, que han implementado en los últimos meses herramientas para consulta virtual, tanto por videoconferencia y algunas por mensaje de texto o hasta llamada telefónica”, agregó Culebro.

En el tercer gran grupo se encuentran las herramientas especializadas, principalmente, en consulta a distancia, entre las que se encuentran Doxy y Medi Blue; sin embargo hay unas cuantas más que están funcionando en el mercado, que son herramientas que prácticamente su función principal es habilitar la videoconsulta, agregó el presidente de la Asociación de Internet MX.  

Además, algunas otras plataformas, como Family Doc, proporcionan funcionalidades para llevar a cabo la videoconsulta y que son un poco más sofisticados al momento de resguardar la seguridad, así como proteger los datos personales del paciente.

 

Ciberseguridad y confidencialidad en teleconsultas

Así como el médico deben preservar la confidencialidad y resguardar los datos y expediente clínico de los pacientes que atiende en consultorio, también el experto en salud deberá resguardar los datos personales de sus pacientes, así como la privacidad de las teleconsultas.

Sobre la ciberseguridad y el resguardo de los datos personales, Jorge Azpiri señaló que existen protocolos propios y únicos de salud, entre los que se encuentran el Health Level Seven (HL7) y el DICOM que uniformizan la lectura de la información de manera que sea legible para cualquier sistema de salud. “Hay acreditaciones internacionales que se tienen que cumplir para hablar de protocolos médicos seguros”, agregó el experto en salud digital.

De acuerdo con Enrique Culebro, la ley de salud indica en varios de sus artículos que la tecnología puede ser utilizada para la práctica médica siempre y cuando bajo el criterio del médico sea adecuado utilizarla. “Eso significa que el médico también tendrá que hacerse responsable de la protección de la información que haya entre él y el paciente”, añadió.

La mayor parte de las aplicaciones o redes sociales poseen protocolos de encriptación que configurados de manera correcta se obtiene un buen nivel de seguridad. Sin embargo, Enrique Culebro apunta que es importante que el médico verifique que efectivamente está contactando al paciente en cuestión, así como asegurarse de que sabe utilizar adecuadamente las herramientas para mantener protegidos los datos del paciente.

“Y no solamente en temas de protección de datos personales, también en temas de protección de propiedad intelectual, por ejemplo, mandar fotos o videos, y los aspectos de ciberseguridad son cosas básicas que ya los médicos tendrían que ir aprendiendo porque ahora están haciendo más este tipo de actividades”, añadió Culebro.

Además, Enrique Culebro agregó que actualmente se está trabajando en el Grupo de Salud de la Asociación de Internet MX, construyendo una agenda digital de salud en conjunto con diversas asociaciones y organizaciones que trabajan la parte médica y farmacéutica, como la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) o el Consorcio Mexicano de Hospitales; además de 8 laboratorios, desarrolladores de expediente clínico electrónico y universidades como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Anáhuac. Este grupo de salud pretende sentar las bases para formar una agenda digital de salud.

 

 

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.