Conexiones 365

Dependencia de la importación de gas pone en riesgo a la generación eléctrica en México

2021-02-17 Redacción - Grupo Expansión
dependencia del gas natural extranjero

Image by Robson Machado from Pixabay

Aproximadamente 60? las centrales eléctricas en México dependen del suministro de gas natural, por lo que la suspensión de las exportaciones de este combustible desde Estados Unidos pusieron en jaque a las localidades del norte del país.

 

Debido a las bajas temperaturas registradas en Texas, la principal fuente de gas natural para México, Estados Unidos, suspendió momentáneamente la exportación de este combustible al país. Lo anterior derivó en la afectación a las centrales de generación eléctrica en Sinaloa, Durango, Chihuahua, Saltillo y Nuevo León.

Así, tras el corte del suministro por el congelamiento de los ductos en la región, 4.6 millones de clientes de dichas localidades han enfrentado fallas derivadas del cese en las plantas de ciclo combinado, pues las autoridades estadounidenses decidieron priorizar el consumo doméstico, en hogares, hospitales y zonas de consumo estratégico.

De acuerdo con el comunicado emitido por la Comisión Federal de Electricidad, ante la problemática presentada en EU y sus impactos en México, se solicitó al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) la declaratoria de Estado Operativo de Alerta.

“Desde el viernes 12 de febrero del presente”, CFEnergía notificó a sus EPS de Generación, y éstas a su vez al Cenace, la escasez e indisponibilidad de gas natural, así como el crecimiento exorbitante en los precios”, se detalló en el documento.   

Sumado a las condiciones climáticas en Texas, debido a un aumento extraordinario de la demanda, los precios del combustible sufrieron un fuerte revés, con una volatilidad de hasta 5,000%, al pasar de tres dólares por millón de BTU a 200 y, en algunos lugares de la unión americana, se cotizó hasta en 600. 

Cabe considerar que la subida de demanda de la molécula en el sur de Estados Unidos fue cercana al 20%, aumento que equivale a la cantidad de gas que el país vecino envía diariamente hacia México, afirmó la CFE en conferencia de prensa.

La empresa ha apostado por años a la generación vía gas natural, debido a los costos competitivos del energético proveniente de Estados Unidos, sin embargo, se espera que el desabasto de la molécula y el aumento de precio tenga un cargo a sus finanzas de hasta 20,000 millones de pesos.

“No es un problema que se deba a la Comisión Federal de Electricidad, sino es una situación que está presente en los Estados Unidos y la relación e interconexión que se tiene muy fuerte en materia de suministro de gas natural y en materia de comunicación que se tiene con las líneas de transmisión”, aseguró Miguel Reyes, director corporativo de CFEnergía.

Hasta ahora, cerca del 40? la generación eléctrica de la compañía, y el 60? la producción nacional, tiene como fuente el gas natural, que en su mayoría no es producido en la República Mexicana.

Pero la gran dependencia del gas natural estadounidense no es algo que date solo de este gobierno. Debido a la infraestructura de gasoductos que data de la administración anterior, y cuyos contratos fueron renegociados al inicio de este sexenio, México también se ha comprometido a la importación de gas natural desde EU por los próximos 35 años.

Las administraciones federales pasadas decidieron aumentar el suministro de gas natural debido a los precios competitivos del energético estadounidense, cuya producción vio un impulso en años pasados como parte de la explotación de recursos no convencionales o que necesitan fracking.

Ahora bien, las compras de la molécula desde Estados Unidos alcanzaron en octubre pasado –el dato más reciente– los 6,194 millones de pies cúbicos diarios, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía. Esta cifra representa el 72?l consumo total del país. Cinco años antes, en 2015, las importaciones estadounidenses cubrían el 48? la demanda nacional.

Este plan tenía que ser complementado con un aumento en la producción doméstica de gas, una actividad que hasta ahora no ha sido priorizada, pues la estatal Pemex continúa enfocándose en la extracción de crudo.

Y CFE tampoco ha optado por diversificar su parque de generación, hacia otras centrales que no dependan de gas natural para su funcionamiento, como las plantas que utilizan viento o la luz solar. De hecho, el plan actual de la compañía, y de la administración federal, es continuar con el uso de centrales que funcionan a través de combustibles fósiles y la construcción de 13 nuevas plantas de ciclo combinado rumbo a 2025. 

(Con información de Diana Nava. Nota publicada en el sitio expansion.mx)

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.