Conexiones 365

El presupuesto 2021 de CFE inicia con 8.6% menos y con 4% más para Pemex

2021-01-13 Israel Díaz, Grupo Expansión
CFE inicia malabareando presupuesto

Image by Steve Buissinne from Pixabay

El gobierno federal busca que la compañía eléctrica nacional vuelva a ser el principal jugador en el mercado; pero inicia el 2021 con una reducción de recursos.

 

 

El presupuesto de egresos para 2021 incluye una reducción de 8.6% para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y, por el contrario, Petróleos Mexicanos (Pemex) recibirá un 4% más que el año pasado.

En el caso de la compañía eléctrica, deberá operar con 39,292 millones de pesos (mdp) menos que el monto que se le otorgó en 2020. Por su parte, Pemex tendrá un incremento de 21,173 mdp.

De ese modo, el gasto asignado para CFE será de 417,145 mdp, con lo que tendrá que trabajar en alcanzar el objetivo planteado por el gobierno federal: convertirse nuevamente en el principal jugador del mercado. La administración actual se ha propuesto lograr que la empresa genere el 54? la energía que demanda el país al final de este sexenio, en 2024.

Dicha tarea se complica todavía más si se considera que, el semestre pasado, la empresa productiva del estado sumó pérdidas por 96,780 mdp por la depreciación cambiaria, entre otros factores, de acuerdo con el último reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Con todo y el recorte a su presupuesto, a CFE se le han trazado dos ambiciosas metas que deberá cumplir en 2021. La primera es realizar inversiones estratégicas en las penínsulas de Baja California y Yucatán; la segunda es trabajar en la modernización de infraestructura de transmisión y distribución.

Tal parece que la estrategia de la empresa eléctrica estatal para este año no gira entorno al presupuesto. Así se insinuó en el planteamiento comunicado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el pasado mes de septiembre, al referirse al proyecto de presupuesto, indicando que “el rescate del sector eléctrico es uno de los objetivos principales del Gobierno de México”.

Aunado a eso, se detalló que en este 2021 se fortalecerá a la CFE mediante la reintegración productiva, una planeación integral, gestión administrativa eficiente, elevando el nivel de eficiencia energética y la sustentabilidad en sus procesos productivos, así como el uso de las energías limpias en el territorio nacional, reduciendo los costos de suministro eléctrico y disminuyendo las emisiones contaminantes, permitiéndole avanzar en el desarrollo tecnológico con capacidades propias.

 

Pemex, la gran apuesta

Pese a las pérdidas de 606,587 mdp, reportadas durante el primer semestre de 2020, Pemex tendrá un presupuesto de 544,598 mdp para 2021. Se trata del mayor monto que se le haya asignado, desde 2015, según los registros de la SHCP.

Con ello, Pemex recibirá un incremento de 4% con relación a su asignación en 2020, cuando se le otorgaron un total de 523,425 millones de pesos.

El objetivo del aumento, según se lee en la exposición de motivos, es que la compañía continúe con sus procesos productivos, de distribución y de comercialización de petróleo y sus derivados, así como llevar a cabo la rehabilitación de las refinerías existentes y la construcción de la refinería Dos Bocas.

 

Visión equivocada

Al respecto, Ramses Pech, analista de la industria de energía y economía, señaló que México no tiene todo el dinero suficiente para poder cubrir los gastos programados. Esto quedó demostrado con la cancelación de proyectos de la CFE y ante las dificultades para tener producción de crudo en superficie por parte de Pemex.

En su columna publicada en el sitio expansion.mx, el especialista indicó que el Presupuesto para 2021 debería reenfocarse, ya que “la administración podría cambiar si existe voluntad de sentido común en la forma de realizar el proyecto de presupuestos de México, alejándonos de ser considerados un país emergente”.

Para Pech, lo adecuado para la situación actual del país sería disminuir la cantidad de dinero asignado a la parte de desarrollo social. De manera particular, debería reducirse el gasto en los rubros de la protección y programas, ya que —acusó— éstos no incrementan un poder adquisitivo con conocimiento.

Además, manifestó que deberían de haberse aumentado los recursos en rubros como salud, educación, infraestructura y energía, siendo la última de un alto riesgo por ser proyectos de largo tiempo de maduración y con riesgos financieros continuos, los cuales deberían ser realizados en conjunto con inversión privada, bajo las leyes y las normativas vigentes.

 

(Con información de Diana Nava. Nota publicada en el sitio expansion.mx)

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.