Conexiones 365

Enorme potencial de la energía termosolar en México

2020-06-26 Irayda Rodríguez, Grupo Expansión
Planta de CSP

Image by Samuel Faber from Pixabay

En el aprovechamiento de los recursos naturales, la energía termosolar se emplea ampliamente en todas las regiones del mundo para proporcionar agua caliente, calentar o enfriar espacios, para el secado de productos y dar calor, vapor o refrigeración en procesos industriales o de alimentos y bebidas. ¿Cuáles son las oportunidades en México?

Si bien la energía fotovoltaica es una de las aplicaciones con gran auge en el sector de las renovables, el calor que se captura del sol también es empleado en diversas tecnologías de uso residencial, comercial e industrial. Según información de la Agencia Internacional de Energía, se clasifican de acuerdo con el tipo de colector con el que están equipadas: termosolar sin concentración solar y termosolar con concentración solar.

Es así que, como detalla la Secretaría de Energía (Sener) en el Reporte de Inteligencia Tecnológica de Energía Termosolar, un colector termosolar con concentración solar centraliza la luz del sol a partir de una gran área de apertura a una zona reducida. Lo anterior se logra mediante espejos o lentes.

Posteriormente, cuando la luz es concentrada se convierte en calor y este mecanismo puede producir temperaturas mayores a 100°C, con usos que van desde el calentamiento de líquidos hasta la generación de electricidad, como es el caso de la tecnología CSP (Concentrating Solar Power o Concentrador Solar de Energía).

Al respecto, Josué Cantú, director general y socio fundador de Yarlan Energy (empresa dedicada a proveer soluciones integrales en energías renovables) explica que estos sistemas han ido modificándose pues los espejos que antes se utilizaban para amplificar la luz del sol y concentrarla con un efecto lupa, se han sustituido por superficies de aluminio pulido que ofrecen los mismos efectos ópticos.

“Los espejos, además de ser complejos en manejo, eran delicados y muy frágiles. Ahora se emplean superficies de aluminio pulido que contribuyen a que los cilindros parabólicos o parábolas directas hayan disminuido sus precios y sean más ligeros. Además, estos sistemas son más eficientes, con menos pérdidas al traducir la energía solar térmica para aplicaciones comerciales e industriales”, asegura el directivo en entrevista.

De esta forma, el sector hospitalario (sin duda uno de los grandes consumidores de agua caliente) puede beneficiarse con la instalación de sistemas con la tecnología CSP. En las diversas industrias, son de gran utilidad para los procesos que incluyen calentamiento o precalentamiento de agua para generación de vapor o de líquido para calderas, con posibilidades de ahorro en el uso de combustibles.

También hay una oportunidad para los sistemas de enfriamiento a nivel industrial, donde se genera agua helada para los procesos a través de chillers de absorción de vapor, que se produce a partir de la energía termosolar. Mientras que en el sector residencial es innegable el ahorro de recursos para el calentamiento de agua en baños, cocinas y albercas.

En cuanto al sector hotelero, puede aprovecharse para el calentamiento del agua que se utiliza en las albercas, restaurantes y servicios de lavandería. Como asegura Josué Cantú, es una aplicación muy rentable porque ayuda a reducir costos en combustibles o electricidad, al sustituir los procesos de calentamiento a base de gas o resistencias eléctricas.

Este es el caso del proyecto que Yarlan Energy lideró en un hotel-spa en Valle de Bravo, donde se instalaron sistemas con esta tecnología. En principio, para el calentamiento de la alberca en la marina y dos albercas centrales en el complejo, ahora se utilizan colectores solares de polipropileno (que son resistentes al agua clorada).

Igualmente, se colocaron calentadores de paneles planos con medio tubo de cobre para las regaderas y sistemas de calentamiento para jacuzzis y albercas interiores, en las 50 habitaciones que están equipadas con ello, con los que se alcanza temperaturas de 32ºC en promedio. 

En cuestión de ahorro, el hotel disminuyó 70% en el consumo de energía eléctrica por las bombas de calor que antes se empleaban. En cuanto al calentamiento del agua potable por medio de calentadores eléctricos y con gas LP, el ahorro es de cerca del 90% en los consumos de gas.

En las albercas internas se ahorra cerca del 95%, debido a que casi no hay pérdidas de calor porque el agua mantiene la temperatura en los termotanques. Finalmente, el retorno de inversión del proyecto está calculado a tres años y ocho meses, con una ocupación del hotel al 60%.

“Tenemos un país con mucha riqueza solar y este proyecto en Valle de Bravo, un lugar nuboso y fresco, es un ejemplo para romper paradigmas en las aplicaciones termosolares. Estamos generando agua con muy alto performance con la idea de que, en México, el 100?l terreno es muy benévolo para estas tecnologías”, afirma el director general de Yarlan Energy.

Por ello, afirma Cantú, es necesario voltear a ver los proyectos que involucran a la energía solar térmica y estar dispuestos a tener al sol trabajando como un aliado en los procesos, que puede generar ahorros para muchas empresas y conducirlas a reducir su huella de emisiones de CO2.

Sin embargo, entre los desafíos para lograrlo, todavía hay que hacer frente a la falta de entrenamiento y conocimiento técnico para la implementación de los sistemas por parte de personal especializado, así como a la disponibilidad de esquemas de financiamiento para los usuarios finales de las tecnologías de CSP, concluye el directivo. 

Suscríbete a nuestro newsletter

Escribe tus datos y entérate de las noticias más recientes de la industria.